Los familiares de las víctimas y caídos en la invasión de Estados Unidos a Panamá el 20 de diciembre de 1989 para derrocar el régimen militar (1968-1989), valoraron este jueves que el Gobierno panameño haya hecho “justicia” al sancionar la ley que establece la fecha como Día de Duelo Nacional.

“Es un momento de mucha emoción, porque después de 32 años de lucha incansable hemos logrado que se haga justicia con el pueblo panameño, con los que sufrimos, porque todos ese día perdimos algo”, dijo este jueves a Efe Trinidad Ayola, de la Asociación de Familiares y Amigos de los Caídos del 20 de diciembre.

Ayola, quien perdió a su esposo, un militar panameño, en la acción bélica, dijo que también para los que se sintieron “indignados” al ser agredidos por una potencia extranjera, “esto (de decretar el Día de Duelo Nacional) es como un bálsamo, para apaciguar un poco ese dolor que hemos llevado”.

El presidente panameño, Laurentino Cortizo, firmó este jueves la ley que decreta el 20 de diciembre como Día de Duelo Nacional, por la invasión de Estados Unidos al país en esa fecha de 1989 para detener al dictador militar Manuel Antonio Noriega (1934-2017).

El proyecto de ley 157, que “adopta medidas de concienciación nacional sobre la invasión de Estados Unidos a Panamá del 20 de diciembre de 1989”, fue aprobado el pasado 15 de febrero por la Asamblea Nacional (AN, Parlamento), de mayoría oficialista.

“Con la sanción de la ley que declara el 20 de diciembre como Día de Duelo Nacional, saldamos una deuda con la patria, con los caídos en aquel trágico evento a quienes recordamos con respeto, sus familiares y con todos los panameños que sentimos amor por esta tierra bendecida”, escribió Cortizo este jueves en sus redes sociales.

La ley establece que el 20 de diciembre de cada año será de descanso obligatorio, la bandera será izada a media asta en todo el país y se prohibirá la venta y consumo de licores, entre otras medidas.

“Tenemos la fe, la esperanza, que los próximos 20 de diciembre, con este reconocimiento, todo se vislumbre diferente, y tener ya casi todas las metas cumplidas, aunque aún tenemos tareas pendientes”, afirmó Ayola a Efe.

Ayola, ingeniera civil de profesión, destacó que en la ley que decreta el 20 de diciembre “Día de Duelo Nacional” se contemplan “otras cosas importantes, como un monumento de recordación para que no quede en el olvido esta fecha”, y que empezarán a trabajar en ello con el Ministerio de Cultura.

EMPRESARIOS SE QUEJAN DE NO SER CONSULTADOS

La patronal empresarial se quejó por su parte de las afectaciones que pueda tener el sector privado y productivo del país con la firma de la ley que decreta el 20 de diciembre como Día de Duelo Nacional.

“Sentimos que esa medida de establecer el 20 de diciembre como duelo nacional, como un día de asueto, debió de haber sido previamente consultado con el sector privado o el sector productivo, que va a tener una afectación”, declaró a los periodista José Ramón Icaza, presidente de la Cámara de Comercio, Industria y Agricultura de Panamá (Cciap).

Icaza destacó que el 20 de diciembre será recordado como una fecha importante porque a partir de ahí “renace, en una situación complicada, nuestro sistema democrático”.

Aún no se sabe con certeza en Panamá el número real de los fallecidos durante la invasión, en la que EE.UU. movilizó a 26.000 soldados y usó armamento de última generación para capturar a Noriega (1934-2017).

Documentos estadounidenses desclasificados y publicados por primera vez en diciembre de 2019 señalan 516 muertos, de ellos 314 militares. Pero en Panamá se habla de miles de muertos, la mayoría civiles.

Acusado de narcotráfico por EE.UU., Noriega, que gobernó de facto entre 1983 y 1989, se entregó el 3 de enero de 1990 a los estadounidenses, lo que supuso el desmantelamiento de las Fuerzas de Defensa panameñas.

Comments

comments