Juan Dillon / INFOBAE

¿Podemos predecir como se comportará el SARS-CoV-2 y sus consecuencias sobre el curso de la pandemia? Esta pregunta fue la hipótesis de trabajo del Grupo Asesor Científico para Emergencias de Reino Unido (SAGE), expertos que acaban de presentar un informe que describe cuatro escenarios que podría tener el virus en los próximos tiempos.

El trabajo de los expertos que asesoran al gobierno de primer ministro, Boris Johnson, adelanta que la erradicación del SARS-CoV-2 será poco probable, debido a la certeza de los investigadores que “siempre habrá variantes”, aunque su evolución dependerá de las medidas de control.

De acuerdo a lo publicado la semana pasada por este grupo, un analisis que intenta predecir qué ocurrirá con el coronavirus a corto plazo, el primero de los escenarios, quizás el más grave, podría producir que 1 de cada 3 infectados fallezca debido a una nueva variante tan letal como el MERS.

Los investigadores reconocen que esta probabilidad de fenotipo de una mayor gravedad es “posible”, al menos en circunstancias de alta propagación del coronavirus, calificando el escenario como “realista”.

Una predicción de este tipo podría darse debido a mutaciones puntuales o recombinación con otros genes del huésped o virales. Estos cambios determinan el resultado de la infección al afectar la forma en que se propaga el virus. detectada por la célula, la velocidad a la que el virus se replica y la respuesta antiviral de la célula a la infección.

Para los científicos británicos “es muy probable que las vacunas actuales” proporcionen protección contra enfermedad grave. Sin embargo, un aumento de la morbilidad se esperaría incluso frente a la vacunación, ya que las vacunas no proporcionan inmunidad esterilizante absoluta, es decir, no previenen completamente la infección en la mayoría individuos.

Entre las soluciones que podrían prevenir este panorama se contempla aumentar la vacunación, controlar la llegada de variantes de otros países, e incluso, vacunar a animales. También hace hincapié en continuar desarrollando fármacos profilácticos y terapéuticos mejorados para el SARS-CoV-2 y los síntomas de la enfermedad.

El segundo escenario describe el surgimiento de una variante que evite las vacunas actuales. Esto se daría por un “cambio” antigénico: es decir eventos de recombinación natural que insertan un gen de pico diferente secuencia o por recombinación con enfermedades endémicas que ya circulan.

La consecuencia podría ser un virus que causa una enfermedad a un nivel similar al COVID-19 cuando surgió por primera vez, pero contra la cual nuestra batería actual de vacunas no funcionarían.

El escenario es considerado con una probabilidad “real”, con un impacto nuevo debido a la posibilidad de que parte de la población tenga anticuerpos contra estos virus endémicos.

¿Qué podría hacerse? En el caso de la introducción de un pico completamente diferente, podría emplearse rápidamente una plataforma de vacuna similar a la que se ha utilizado con éxito en el SARS-CoV-2 original de Wuhan y variantes posteriores. Sin embargo, indica el trabajo, habría un lapso de tiempo para la implementación mientras estas vacunas se generarán en suficiente cantidades para controlar y mitigar los efectos de la infección.

También se contempla, una versión a más largo plazo del cambio en el que el SARS-CoV-2 sufre un evento zoonótico en un reservorio (s) de animales. Este virus se encuentra entonces en una trayectoria evolutiva separada porque el virus de los animales está sujeto a diferentes procesos de selección que los humanos.

El escenario tres plantea nuevas variantes resistentes a tratamientos antivirales o farmacorresistente después de estrategias antivirales. Según los expertos, a medida que comenzamos a usar medicamentos antivirales de acción directa, es muy probable que una variante comience a ser resistente a agentes individuales. Si los medicamentos se usan como monoterapia, entonces las variantes resistentes tienen una alta probabilidad de emerger.

La recomendación del grupo de expertos de SAGE, para que los medicamentos no sean inutilizables, deben ser usados correctamente. Además sugieren un accione terapéutica de combinación de antivirales, tomando la experiencia, por ejemplo, del VIH. Otro señalamiento es conservar el uso de antivirales para una emergencia en la que una variante del SARS-CoV-2 es más grave, y no se dispone de una vacuna compatible y se necesita tiempo para desarrollarla.

El último escenario describe que el coronavirus evoluciona con una caída en su virulencia. Este escenario contempla que el coronavirus se convierta en más transmisible, pero menos virulento, es decir que se adapte al ser humano y pase a convertirse en una enfermedad común “endémica”

Esto podría deberse a que las variantes que surgen con una mayor transmisibilidad pero una menor patogenia / virulencia como el virus se adapta completamente al huésped humano convirtiéndose en una infección normal, como otras.

Junto con la probabilidad de una eventual alta inmunidad de poblaciones, la infección produce menos enfermedad. En otras palabras, este virus se volverá, como otros virus, causa de resfriados comunes, pero con una enfermedad mucho menos grave predominantemente en los ancianos o clínicamente vulnerables.

Sin embargo, los expertos ven poco probable que se dé este escenario a corto plazo, aunque con posibilidad realista a largo plazo.

Finalmente, en lo que puede ser una hoja de ruta para las decisiones del gobierno británico, el grupo de trabajo aboga para que la inversión en la investigación se centre en vacunas que también inducen a niveles altos y duraderos de inmunidad mucosa para reducir la infección y transmisión de personas vacunadas. Esto también podría reducir la posibilidad de variantes selección en individuos vacunados.

Además los investigadores sugieren que el mundo implemente una estrategia a largo plazo para la vigilancia genómica del SARS CoV-2 para monitorear las variantes y la evaluación rápida de sus efectos.

Comments

comments