El exjefe de inteligencia venezolano Hugo Carvajal durante su audiencia de extradición a Estados Unidos en el Tribunal Superior de Madrid, España, el 12 de septiembre de 2019

Con información de El Nacional Web

En una providencia notificada este viernes, los magistrados, a petición de la defensa del general, entienden que el Pleno de la Sala de lo Penal no cumplimentó un auto del propio Pleno que debe formalizarse antes de ejecutar la entrega.

La sección Tercera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional acordó suspender la materialización de la entrega a Estados Unidos del militar Hugo Armando Carvajal, que se había anunciado que se iba a producir el sábado 23 de octubre, a petición de su defensa para subsanar un defecto de forma.

En una providencia notificada este viernes, los magistrados, a petición de la defensa de Carvajal, entienden que el Pleno de la Sala de lo Penal no cumplimentó un auto del propio Pleno que debe formalizarse antes de ejecutar la entrega.

Más temprano fuentes judiciales informaron a la agencia EFE que el Pollo Carvajal iba a ser extraditado el sábado a Estados Unidos, que le reclama por presuntos delitos de narcotráfico.

La Audiencia Nacional española tomó la decisión a pesar de que el general está citado para declarar el 27 de octubre como testigo en ese tribunal, tras aportar documentación sobre presuntos pagos de Venezuela que implicarían a exdirigentes de la formación de izquierda Podemos, socios del Partido Socialista en el gobierno español.

Los magistrados creen que la aparente colaboración de Carvajal es en realidad una “estrategia dilatoria”.

“No ha lugar ni a suspender, ni a posponer la materialización de la entrega extradicional a las autoridades de Estados Unidos de América del Norte del reclamado Hugo Armando Carvajal Barrios, ni a participar a dicho juzgado particular alguno en relación con la fase de ejecución de la entrega, que es exclusiva de esta Sección como única autoridad judicial competente”, respondieron los miembros de la Sección Tercera al juez Manuel García-Castellón.

Comments

comments