NOTA DE PRENSA OIM/ACNUR

Ottawa – La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) y ACNUR, la Agencia de la ONU para los Refugiados, acogen con beneplácito los compromisos anunciados hoy, que ascienden a los 1.500 millones de dólares (USD), incluyendo 954 millones de dólares (USD) en donaciones; durante la Conferencia Internacional de Donantes en solidaridad con las personas migrantes y refugiadas venezolanas.

La conferencia virtual, convocada por el Gobierno de Canadá en colaboración con el ACNUR y la OIM, como co-líderes de la Plataforma de Coordinación Interagencial para los Refugiados y Migrantes de Venezuela (R4V), generó conciencia y fondos para los 17 países de América Latina y el Caribe que acogen a 4,6 millones de personas venezolanas que han dejado su país.

“Estamos en una coyuntura crítica”, dijo el Alto Comisionado para los Refugiados, Filippo Grandi, a los asistentes de la Conferencia. La pandemia por la COVID-19 ha golpeado a América Latina y el Caribe con especial ferocidad, en un momento en que luchan por responder al segundo mayor desplazamiento a nivel mundial de personas fuera de su país. De los 5,6 millones de refugiados y migrantes venezolanos en todo el mundo, 4,6 millones se encuentran en la región. “La responsabilidad de proteger y asistir a las personas refugiadas y migrantes de Venezuela, y a las comunidades que los acogen, no puede recaer únicamente en los países de la región. Debe ser compartida por la comunidad internacional en general”, dijo Grandi.

El apoyo financiero adicional prometido hoy permitirá que los Estados y las organizaciones humanitarias continúen brindando asistencia de emergencia y ayuda humanitaria a la población venezolana más necesitada y sus comunidades de acogida, al tiempo que se encuentran soluciones a largo plazo.

“Financiar tanto la respuesta humanitaria a las personas necesitadas como el aumento al apoyo a la integración socioeconómica, deben seguir siendo una prioridad”, dijo António Vitorino, Director General de la OIM.

“Las personas refugiadas y los migrantes contribuyen en gran medida a la vida económica, social y cultural de las sociedades que los acogen. Alentamos cualquier esfuerzo que les brinde oportunidades para prosperar “, dijo Vitorino.

Frente al mayor desplazamiento de personas en la historia reciente de América Latina y los efectos socioeconómicos adversos de la COVID-19, los países de la región han demostrado voluntad de responder a esta crisis, incluso mediante la regularización y la facilitación del acceso a servicios sociales y de salud. En ese contexto, la participación activa y el firme apoyo de los bancos de desarrollo en la Conferencia son especialmente bienvenidos.

La conferencia de hoy sigue el compromiso adquirido durante la Conferencia de Donantes del año pasado, convocada por la Unión Europea y España, de movilizar fondos adicionales para las personas refugiadas y migrantes de Venezuela, así como para las comunidades y países de acogida.

Los requisitos de financiamiento del Plan Regional de Respuesta para Refugiados y Migrantes (RMRP) en 2021 ascienden a 1.440 millones de dólares (USD) para brindar asistencia humanitaria, protección y soluciones, a través de 159 socios, a las personas refugiadas y migrantes de Venezuela y a sus comunidades de acogida que enfrentan las mayores necesidades.

Puede encontrar más información sobre la Conferencia Internacional en Solidaridad con los Refugiados y Migrantes Venezolanos en América Latina y el Caribe aquí.

Comments

comments