Niño prodigio, héroe, patrimonio nacional, ídolo inigualable, en fin, el Rey del Fútbol. Estos son algunos de los adjetivos usados para calificar a Edson Arantes do Nascimento, el mayor futbolista de todos los tiempos, en “Pelé”, el más reciente documental de Netflix que se estrenó el martes 23 de febrero.

“En aquel momento, yo no quería ser Pelé”. Con esa confesión, antagónica a las imágenes exhibidas de los festivos momentos que antecedieron la final del Mundial de México 1970, los directores David Tryhorn y Ben Nicholas dan el tono de la película, una oda que al mismo tiempo celebra y desnuda al Rey del Fútbol.

Con una narrativa que mezcla deporte y política, el film rescata la historia del exjugador entre 1956, cuando debutó como futbolista a los 16 años, hasta la conquista brasileña del tricampeonato mundial en México y la consecuente consolidación del mito Pelé.

El documental

En poco más de hora y media, la cinta presenta una mirada nostálgica del ídolo global y reconstruye su trayectoria a través de imágenes de archivo nunca antes vistas, entrevistas inéditas con excompañeros de equipo, como Jairzinho, Zagallo, Pepe o Rivelino, y relatos exclusivos del propio Pelé.

Oriundo de una familia de escasos recursos de Tres Coraçoes, una pequeña localidad de Minas Gerais, Pelé (1940) inició su vida en el fútbol a los 10 años, ya en una ciudad del interior de Sao Paulo.

A los 16 debutó profesionalmente con el Santos y, menos de dos años después, disputaba su primer Mundial, en 1958, en Suecia, donde Brasil alzaría el primero de sus cinco títulos mundiales.

“Veíamos que allí estaba realmente naciendo el mayor jugador de todos los tiempos”, rememora José Macia “Pepe”, entonces compañero de club de Pelé.

Y es precisamente en ese momento que empieza a forjarse el personaje Pelé, un mito que hoy es imposible disociar del hombre Edson Arantes do Nascimento.

“Pelé” presenta, entre lágrimas, sonrisas y algunas pinceladas de nostalgia, un retrato honesto y poderoso del hombre detrás del mito, con todas sus inseguridades, imperfecciones y contradicciones.

Comments

comments