Me imagino que todos se acuerdan de aquella canción de Armando Manzanero… Es del siglo pasado, pero sigue presente. Recuerdo que fui a uno de sus conciertos en el Macuto Sheraton (sí…había un Sheraton en La Guaira) y él comentaba, algo así más o menos:
-Ahora les voy a cantar una de mis inspiraciones… Cuando la escribí, no se podía escuchar en las radios porque se consideraba subida de tono…Ahora la cantan hasta en los bautizos.

En ese momento pensé ¿por qué subida de tono? La canción habla de apagar la luz, para pensar, ¿y? Pero resulta que la tal “apagadera de luz” era para alimentar el morbo del susodicho, pensando en lo que podría hacer con la que te conté, sin mayores consecuencias… Y además, vacilarse la parte.

¿Qué tiene que ver eso con nosotros ahora? Pues simple y llanamente que a alguien se le ocurrió maquiavélicamente, apagarnos la luz para ponernos a pensar en elecciones.

Que sí vamos. Que no vamos. Que sí me postulo. Que el que se postule, tá raspao.

Obviamente que, si hubieran sido elecciones normales, como en cualquier parte del planeta, ya esos comentarios no estuvieran de moda. Peeeeroooo… En Venezuela siempre hay un pero….

Se empeñaron en ir a elecciones. Y después descubrieron que Ricky Martin era gay:
-Ay!… Nos hicieron trampa. El CNE es muy maluco….

-Bueno… hicieron trampa, pero poquita. Si nos bajamos los pantalones con la Constituyente, nos dejan las 4 gobernaciones…

-Eran 23…pero nos dejaron 6. Después fueron 5 porque se rasparon a Andrés Velázquez…Pero al final quedaron 4 porque Guanipa, el del Zulia, no se dejó.

Y aún no hemos terminado de hablar de esto, cuando ya arrancamos con las de alcaldes y alcaldesas…
-¿Viste lo que dijo Maduro?

-¡Ese hombre sí tiene bolas! Y que tenemos el mejor sistema electoral del mundo…

-Ay no… sinceramente. Este país, se lo llevó quien lo trajo…

¿El país se lo llevó quien lo trajo? ¿En serio?

Nos apagaron la luz, para ponernos a pensar en elecciones. Es increíble como el mundo entero habla de las elecciones en Venezuela y que, si hubo trampa, o no hubo trampa.

Y para muestra, aquí va un poquito de la letra original de la cancioncita y las “coincidencias” de nuestro sueño:

Voy a apagar la luz
para pensar en ti,
y así dejar volar a mi imaginación.

Ahí, donde todo lo puedo,
donde no hay imposibles,
qué importa vivir de ilusiones
si así soy feliz.

Saquen sus propias conclusiones: Nos apagaron la luz, para pensar en elecciones… Dejaron volar la imaginación a un poco de inocentes (y otros no tanto) creyendo que se llevaban las 23 gobernaciones, pensando que Nicolás y su combo, se iban a dejar porque “no hay nada imposible” … y pa’ más ñapa… No importa vivir de ilusiones, porque así somos felices todos.

¡Carajo! ¿Y qué pasó con todo lo que sigue sucediendo en Venezuela? Ya nadie habla del Hospital de Niños… nadie habla de los cientos de muertos en las calles. ¿Qué pasó con los presos políticos? ¿Y el hambre? ¿Y la cantidad de gente que se acuesta sin comer? ¿Y el hampa que mata a todos como moscas?

De verdad que da vergüenza. Apagaron la luz y todo el mundo se dejó.

Como hizo entrever Manzanero en aquel comentario:
Nos apagaron la luz para hacer con nosotros lo que les dio la gana….Y lo que falta…

Cariños y hasta la próxima…

 

 

 

 

Comments

comments