¡Vámolos!… ¡Vámolos!… Decía Jorge, mi hijo cuando escuchaba la palabra “parque” o cualquier cosa que le sonara a diversión y lo sacara de la tranquilidad de la casa.

Ahora es a nosotros a quienes nos toca decidir si “lo vamos” o “lo quedamos”. La tranquilidad de vivir en el país de uno (al menos hace algunos años). En realidad  no daba ni siquiera presentimientos de lo que seria nuestro destino en un futuro cercano. De hecho, el consulado americano en Caracas entregaba visas a diestra y siniestra con calidad de “indefinidas” hasta para las señoras que traían algunas en calidad de servicio doméstico. Me acuerdo claramente, cuando en “Westonzuela” aquí en Florida, se veían muchachas con uniformes blancos paseando muchachitos en sus coches, estas, dicho sea de paso, dejaban el pelero en pocos meses y se devolvían a sus pueblos en Venezuela con un: “Nooo… que va mi amor… nada como Venezuela, eso por allá es bien aburrido”.

Nosotros mismos, en aquella época, si algo de dólares verdes nos quedaban en el bolsillo, corríamos por las tiendas del aeropuerto a comprar cualquier chicle, chocolate o sombrerito que dijera Miami o nombre de la ciudad visitada en el momento. Recuerdo que hasta nos vendían en un frasquito de vidrio “hielo de Florida” que no era otra cosa, sino agua con un muñequito de nieve pintando por detrás. Los dólares nos picaban en el bolsillo, había que  deshacerse de ellos, para llegar a nuestro fabuloso bolívar a 4.30 que nos esperaba en Venezuela para comprar harina Pan, mantequilla Maracay, leche Canprolac o Reina del Campo, o Nido y hasta Klim, ¿se acuerdan de esos potes?.

La gente hacia lo contrario de lo que hace ahora: Ay no mi amor,  ese diablito de Estados Unidos no me gusta, y lo traían de allá para acá. ¡Si! Como lo oyen, de allá para acá. Traíamos leche en polvo, la harina Pan (aun no se habia internacionalizado) para las arepas y hasta hojas de hallaca en época decembrina.

Creo que no es necesario describir lo de ahora. Sin embargo todos aquellos que hemos emigrado por las diferentes causas que sean, no dejamos de añorar aquellos tiempos. Y lo que todavía están allá, se rehúsan a dejar el terruño y con sobrada razón.  Lo malo, muy malo, de esto es que se están acostumbrando a que cada día deben pasar más trabajo para conseguir alimentos, y si se consiguen es a precio desorbitante,  medicinas y pare usted de contar. Pero si el desmadre parece poco, hay que presenciar una cadena donde Nicolás diga que ahora la gente se mete las 3 papas y por eso los venezolanos están robustos o el viajecito que se acaba de dar la parejita presidencial a Turquía y de paso retratándose disfrazados, ¡qué pena ajena!.

La gente simplemente apaga el televisor o cambia para canal de cable. Solo se escucha el comentario de oficina al otro día (si es que no han cerrado la susodicha): ¿y a la noche? Aaver canal de cable de nuevo.

Sin embargo hay otros que emigran como pueden, y dejan la “comodidad” de su país para llegar a otros lugares. En el caso de Miami, los pedidos de asilo han crecido una barbaridad. Lamentablemente –aquí entre nos- algunos sin fundamento.

Esto que voy a escribir lo escuché yo de boca de una persona en un restaurant venezolano, y es la razón de la página de esta semana:

-Vine hace unos días y pensé en pedir asilo, pero la cola era larguísima en la iglesia (la iglesia esta ayudando en los casos de asilo) y me dije: ¡no joda! ¿vengo de Venezuela haciendo cola para todo y aquí también me la voy a calar para pedir asilo? que vaooo… yo me devuelvo.

Sin comentarios. Por eso estamos como estamos….bien robustos. Cariños y hasta la próxima.

Comments

comments