Foto: EFE/Archivo.

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) cierra este miércoles las audiencias publicas de su actual periodo de sesiones con casos sobre persecución política en Venezuela y violencia en las cárceles de Brasil.

El Estado venezolano ha pedido una sesión para informar sobre la Comisión por la Justicia y la Verdad del país, mientras que la sociedad civil ha solicitado otras dos sobre persecución política y acceso a la justicia.

Con estas tres audiencias, Venezuela es de nuevo uno de los países que más preocupa a la Comisión, que considera su situación un tema prioritario en el 161 periodo de sesiones que empezó el pasado viernes y concluye este miércoles.

El representante del gobierno venezolano ante esta instancia, Larry Lavoe negó que en el país existan presos políticos. De acuerdo a lo reseñado por El Nacional, el vocero de Nicolás Maduro declaró que, “las personas privadas de libertad en Venezuela lo están por su participación en actos tipificados como delitos”.

Agregó que en el caso del dirigente opositor y exprecandidato presidencial Leopoldo López ha “disfrutado de visitas de familiares y abogados”, aseveración que ha sido desmentida en varias ocasiones por la esposa del político, Lilian Tintori, quién ha debido recurrir a los gritos a las afueras del recinto de reclusión como “prueba de vida” de López.

Por su parte, el director ejecutivo del Foro Penal Venezolano, Alfredo Romero enfatizó en la audiencia que “6.893 personas han sido detenidas en Venezuela por razones políticas”.

Brasil también tendrá tres sesiones, entre ellas una sobre denuncias de encarcelamiento, malos tratos y tortura en el sistema carcelario del país.

También se estudiará la situación de derechos humanos de los adolescentes en conflicto con la ley en Brasil, solicitado por un gran número de organizaciones de la sociedad civil.

La CIDH también estudiará este miércoles, en una audiencia general, la situación de los defensores del derecho al medio ambiente en el continente.

Uno de los asuntos que más preocupan este año es el aumento del acoso y los asesinatos a defensores de derechos humanos, especialmente de los que se dedican a temas medioambientales.

Por eso se han celebrado cinco audiencias sobre su situación en Honduras, Panamá, Colombia, Guatemala y, la última de hoy, general de toda América.

La CIDH analizará asimismo la situación de derechos humanos de las personas jóvenes en Guyana.

Cuando terminen las audiencias, el secretario ejecutivo de la CIDH, Paulo Abrão, y los comisionados ofrecerán una rueda de prensa de balance de las 40 sesiones celebradas sobre 16 países y temas regionales.

Foto: EFE

Una de las audiencias más relevantes fue la celebrada el pasado viernes sobre el caso de los 43 estudiantes mexicanos desaparecidos en Ayotzinapa (Iguala, Guerrero) en 2014.

En el recuento de ausencias, este año EEUU dio plantón a la CIDH por primera vez desde que hay datos al respecto, porque el Gobierno de Donald Trump alega que no puede hablar de las órdenes ejecutivas migratorias mientras tenga litigios abiertos en los tribunales.

También faltaron Cuba, como hace siempre, y Nicaragua, que se ausenta a menudo en los últimos años.

Las audiencias públicas se celebran varias veces al año en función del presupuesto y de los países que se ofrezcan a acoger periodos de sesiones.

Estas audiencias son la principal herramienta para visualizar y denunciar las violaciones de derechos humanos en el continente que tiene la CIDH, órgano autónomo de la Organización de Estados Americanos (OEA).

Comments

comments