Foto: Archivo

Ya es prácticamente historia la lucha del G 8 -mejor conocidos como los gochos- por la defensa de la democracia. Ellos no han cesado. Mientras en otros estados, el año pasado, parecía que llegaba el cansancio, el G8 seguía batallando; y hoy pues ni se diga.

Sin embargo, el asqueroso G2 cubano, ha tomado la delantera en estos días. Sobre todo, la guerra por las redes sociales. Nos llegan audios que no son ciertos; vemos fotos de un guardia abrazando a una monjita y por el momento, no da cierta ternura. A los 5 segundos nos llega un tweet: No crean en la foto del guardia abrazando a una monjita… Es una treta del G2 cubano para que el mundo crea, que hay democracia y amor en el régimen venezolano. Luego, como les decía, nos llega un audio terrorífico con la voz de un joven gritando: “Nos están matando” y al fondo, un sonido con una ráfaga de disparos. A los 5 segundos, nos llega un texto: No crean en el audio de un joven gritando, es una argucia del G2 cubano para que la gente no salga a protestar.

Y ni se diga, con la desesperación de la espera para saber si Leopoldo era Leopoldo, o no. Si estaba vivo o no. Por unos días, pusimos de lado todo lo demás, para esperar la visita de Lilian Tintori a Ramo Verde. Nunca se había visto una tortura psicológica tan fuerte. Si esto fue parte de la estrategia del G2 cubano, pues les salió el tiro por la culata, porque la presión mundial hizo que Leopoldo saliera a la luz pública de nuevo.

Pero… Ahora viene la segunda parte (y esperemos sea la última); el ya famoso “puputov”. ¿Quién de nosotros y cuándo se iba a imaginar semejante “estrategia?”. He visto todo tipo de comentarios, desde los comentarios humorísticos (que, si no fuera la situación tan trágica, sería para escribir una serie completa) hasta los verdaderamente serios.

¿Cómo explicar al mundo que la gente se defiende de una dictadura a base de excrementos? Tendríamos que explicarle al extranjero, que este “puputov” de hoy no es nuevo. El venezolano lleva 18 años llevando “puputov del bueno” como decía sobre los gases, el difunto puputov mayor.

El G2 cubano no se esperaba semejante invento. Al fin y al cabo, ellos lo que siempre han pensado de Nicolás y todos sus jalabolas (y también del difunto) es que son una partida de “comemiedddas”.  Nunca se imaginaron que la palabrita los iba a llenar de arriba abajo.

Esta situación, estoy segura, no se ha visto en ninguna guerra. Ni siquiera en una mundial. Pero viendo la cosa desde un “salón situacional” creo que entre lacrimógena contra puputov, sale más económica la segunda y también, si vamos a ver, el régimen hace años que viene poniendo la ca… así que puputov, hay de sobra.

De hecho, Venezuela, nuestro amado país, es el creador de muchas innovaciones: no hay comida, pero hay puputov. Esto es digno de estudio por parte de la Nasa, pues se supone que uno es producto de la otra. Otra innovación: Los Guardias Nacionales tiran gases y reciben puputov. Esto es lógico, si sabemos que detrás de los primeros, viene el segundo. Otra innovación: el presidente de la república dice que todos son terroristas y que él y sus secuaces son víctimas del terrorismo, pero se hace grabar bailando salsa, como si no estuviera pasando nada. Otra innovación: la gente lleva gases por parte de la guardia nacional, pero siempre en horario de trabajo. Al final de la jornada, ambas partes se retiran a sus casas o cuarteles, para volver a salir al día siguiente, igual en horario de trabajo. Sábados y/o domingos libres.

Otra: Un regordete de apellido Cabello, que tiene un programa de televisión, habla de “paz” con un mazo en el escritorio. Luego habla de derechos humanos y llama a un preso político “monstruo”; sin contar que tira más amenazas al aire, que puputov los que protestan. Y por si esto fuera poco, un gobernador se viste de indígena y le envía una “maldición chamánica” al presidente bailarín, quien a su vez no se le ocurre otra idea mejor, que convocar a una Constituyente porque ya la que hizo su papá no le sirve, como no le sirve ni una carpa de circo como flux.  El pobre no lo sabe. Pero él es el que tiene la cabeza llena de puputov, sin necesidad de que se lo lancen. En fin… ¿Quién nos podrá decir cuál es nuestro futuro?

 

Cariños y hasta la próxima…

Comments

comments