Pese a que el Servicio Nacional de Migración continúa este domingo 17  de octubre con Jornadas Extraordinarias de entrega de Carnet de Regularización Migratoria, lo cierto es que llega para la mayoría luego de más de seis meses de espera, donde los afortunados que lograron reunir el dinero, han perdido sus empleos al no poder acceder a otros trámites como permiso de trabajo, licencia de conducir o bancarización.

A través de las redes sociales los migrantes han reaccionado a dicha jornada, que pese a que demanda un esfuerzo extra del ente migratorio de Panamá, hay que puntualizar que es primera vez desde que se implementaron los Crisoles de Raza y luego Regularización Migratoria, que los usuarios tiene que esperar tanto tiempo para recibir su documento. documento.

MESA DE TRABAJO 

“La Regularización ha perdido su función de protección humanitaria, por los altos costos y multas”, aseguró el abogado panameño Roberto Lucero, miembro de la Comisión de Derechos  Migratorios del Colegio Nacional de Abogados, quien participó en una Mesa de Trabajo que se desarrolló en la ciudad de La Chorrera, organizada por un grupo de la Sociedad Civil venezolana en Panamá.

Mesa de Trabajo, sábado 16 de octubre de 2021.

3 MIL DÓLARES  CUESTA HOY REGULARIZARSE

La directora de la Organización Sin Fronteras que articula respuestas a la situación de los venezolanos migrantes y refugiados en Panamá Oeste, María Elena Véliz, aseguró que los dos aumentos durante pandemia, la imposición de abogado más la multa mensual por vencimiento hace que el migrante venezolano necesite cerca de 3 mil dólares por miembro de familia para acogerse a la “visa humanitaria”.

Al respecto presentó tres testimonios de venezolanos irregulares que ejemplifican la distorsión migratoria en la que se maneja Panamá con el tema humanitario y que además incluye a la Oficina Nacional para la Atención del Refugiado Onpar:

Caso 1: Se trata de una pareja de la tercera edad, un señor psicólogo y su esposa médico que fueron perseguidos por colectivos chavistas en Venezuela, y luego de esperar por 4 años fueron rechazados de refugio y esperan una reconsideración de su caso.  “Mi hijo es casado con panameña y quiero ver a mis futuros nietos. Si Panamá me hubiese hablado claro en un principio me hubiese ido a España, pero ya tengo parte de mi corazon aca y no encuentro forma de estar legal y acceder a un empleo digno”.

Caso 2: Se trata de un joven que fue rechazado de refugio y ahora acumula multas mensuales y no tienen acceso a Regularización Migratoria. El tiene su esposa e hijos en la misma situación. “Estoy vulnerable no encuentro cómo mantener a mi familia excluido de toda legalidad en este país, cuya gente me abrió las puertas y agradezco”.

Caso 3: Con dos hijos nacidos en Panamá, no ha podido reunir ni él ni su esposa el dinero para Regularizarse, “cada vez que pensamos que uno de los dos lo puede lograr, vuelven a aumentar y las multas nos comen”. Estos migrantes han optado por el trabajo a destajo para llevar algo de comida a su casa.

A la Mesa de Trabajo también asistieron representantes de la Defensoría del Pueblo en Panamá Oeste, miembro de HIAS, la Organización Internacional para las Migraciones (OIM Panamá), así mismo directivos de la Coalición por Venezuela, la fundación Activados Panamá y la Fundación de la Amistad Panameña Venezolana (FUNDAPAVE).

 

 

 

 

 

 

Comments

comments