Más de 46.000 migrantes irregulares que viajan hacia Norteamérica han llegado este año a Panamá, confirmándose la tendencia alcista de este flujo migratorio, informaron este miércoles las autoridades.

El titular del Ministerio de Seguridad Pública (Minseg), Juan Manuel Pino, dijo a través de un comunicado del Gobierno que hasta esta fecha 46.425 personas han transitado por las estaciones de recepción migratorias (ERM) instaladas en las fronteras con Colombia y Costa Rica.

Esa cifra está muy por encima de los 26.216 migrantes irregulares en tránsito que habían llegado a Panamá en los primeros seis meses del 2021, de acuerdo con las cifras del Servicio Nacional de Migración (SNM).

Panamá es un paso obligado para decenas de miles de migrantes irregulares que viajan hacia Norteamérica procedentes de todas partes del mundo, en medio de una crisis que se ha ido agudizando con el tiempo.

En las ERM las autoridades panameñas toman datos biométricos y ofrecen alimentos y atención sanitaria a los migrantes en tránsito, en una operación humanitaria única en el continente, como la defiende el Gobierno entre críticas de organizaciones humanitarias que acusan vulneración de derechos humanos.

“Este año se ha duplicado el número de personas con casos pendientes en Estados Unidos que son deportadas de inmediato a su país de origen”, aseguró Pino, que destacó que se está “verificando a todo el que entra por el Darién”, la peligrosa selva fronteriza con Colombia.

Esta operación ha permitido a las autoridades de Panamá cifrar en más de 133.000 los migrantes que atravesaron la peligrosa selva del Darién en 2021, un número que supera el acumulado de toda la década anterior.

El impacto de este elevado flujo migratorio “hacia nuestras comunidades es mínimo debido al manejo que le damos. Hay articulación con organismos internacionales y estamos robusteciendo nuestros campamentos”, dijo Pino.

En ese sentido, el Gobierno panameño informó que aprobó mediante un “procedimiento excepcional” la compra de alimentos preparados por un monto de 4.946.823 dólares, a fin de suministrar tres comidas diarias a los migrantes albergados en las estaciones de recepción de San Vicente y Lajas Blancas, en la provincia de Darién.

La semana pasada Unicef alertó de una “situación de hacinamiento” en las ERM, las cuales, agregó, están siendo sometidas a mejoras.

Unicef afirmó que la cantidad de niños, niñas y adolescentes que cruzaron el Darién se duplicó, hasta alcanzar más de 5.000 desde el inicio de este 2022, y que casi 170 de ellos han sido identificados como no acompañados o separados de sus familias.

Comments

comments