TEXTO: INFOBAE

Larry Fink es mundialmente conocido por su conocimiento bursátil. Estudioso de todos los mercados, los sectores de la economía, la geopolítica y sus movimientos, este financista nacido en Los ÁngelesEstados Unidos, en 1952 es una referencia obligada en momentos de turbulencia además de ser el CEO de Blackrock, la mayor empresa de gestión de fondos del planeta. Mucho más en esta sorpresiva era del coronavirus COVID-19 que sorprendió por igual a las grandes potencias como a las pequeñas economías en desarrollo. “En mis 44 años en el sector, nunca había experimentado algo así. El brote ha afectado a los mercados financieros con una rapidez y ferocidad que normalmente solo se ven en una crisis financiera clásica”, comienza su carta este gurú.

En su epístola intitulada “El estado de los mercados globales”, Fink enumera diferentes puntos que según él cambiará el escenario actual.

A continuación, la carta completa del financista más escuchado de Wall Street:

• Estos son tiempos sin precedentes: no he visto nada como esto en mis 44 años en finanzas.

• Esto no es una crisis financiera. La dependencia de los bancos centrales para moderar el problema solo puede lograr resultados limitados.

• Estamos viendo que los bancos centrales se vuelven muy agresivos, asumiendo la responsabilidad de estabilizar los mercados, haciendo un buen trabajo de proporcionar liquidez, a diferencia de 2008, que empeoró cada vez más debido a la crisis de liquidez.

• Dicho esto, mucho apalancamiento en el sistema: apalancamiento personal y fondos de cobertura. Estamos viendo grandes cantidades de liquidación, especialmente entre los fondos de cobertura, lo que está causando una gran tensión en los mercados.

• Pero nuevamente, esto no es una crisis financiera. Es por eso que cuando Fed anuncia programas ambiciosos, los mercados continúan cayendo. Esta es una crisis de confianza.

• Estamos haciendo un triaje: estamos haciendo todo lo que podemos, algunas medidas no funcionarán, pero en general, nos recuperaremos.

• Estamos trabajando con el gobierno y haciendo todo lo posible para estabilizar la economía.

• Necesitamos determinar cuánta política fiscal necesitamos, que en última instancia es una función de la curva de la enfermedad.

• Si llega a su punto máximo en los Estados Unidos a fines de abril, lo que muchos científicos sugieren, nos quedan entre 5 y 6 semanas, y luego otros 5-6 de observación de infecciones disminuyen. En total, eso sugeriría un problema de 3-4 meses.

• Si miramos a China como un barómetro, fueron capaces de mitigar la pandemia al cerrar su economía con bastante severidad, y les tomó cerca de 10 semanas recuperarse.

• Es mucho más difícil cerrar completamente las economías democráticas frente a las autocracias. Es por eso que creo que los Estados Unidos demorarán 3-4 meses en detener las tasas de infección.

• Si esto es cierto, ¿cómo nos aseguramos de que los estadounidenses tengan dinero para vivir, las pequeñas empresas puedan sobrevivir, etc.? Aquí es donde entra en juego la política fiscal.

• Recomiende a todos los que están escuchando: si está de acuerdo con nosotros en que se trata de un problema de 3 a 4 meses, no se escape del mundo de las inversiones.

• En todo caso, con mercados que caen un 30%, diferenciales de crédito de cientos de puntos básicos, puede comprar bonos municipales flotantes al 1%: estamos viendo oportunidades que habría soñado hace aproximadamente 5 semanas.

• Lo más importante: respire profundamente, tenga una perspectiva a largo plazo.

• Observe lo que hizo China: espacio para comenzar a observar la curva de la tasa de infección, ¿dónde están las oportunidades para invertir?

La prioridad de las compañías:

• Todas las empresas están buscando garantizar tener suficiente liquidez y que los empleados sean atendidos y se sientan cómodos. Las compañías con visión saben que los empleados son lo primero.

• Hay algunas compañías que se están beneficiando de esta calamidad (Kroger’s, P&G, Amazon, Netflix, etc.). Muchos sectores de la economía están viendo una demanda abrumadoramente mayor, pero el impacto en las pequeñas empresas es devastador.

• Mis conversaciones en China: las fábricas pasaron de una producción cerrada a un 80% nuevamente. Las empresas estadounidenses deben centrarse en la preservación durante los próximos 8, 12 y 20 semanas.

• Blackrock necesita asegurarse de que estamos trabajando con nuestros clientes, protegiendo a los empleados y preparándonos para la estabilidad y el inevitable rebote.

• Estamos ayudando a muchas industrias (seguros, clientes de pensiones) a navegar por la incertidumbre, aprovechar la adición de riesgos, grandes oportunidades, rendimientos + dividendos con los que soñaste hace solo unas semanas.

• Estamos viendo una gran oportunidad para ingresar a los mercados, no del todo hoy, pero recomendamos sistemáticamente que los clientes asuman riesgos.

Comments

comments