Por  NewsdayTT 

Los adultos y niños venezolanos después de desembarcar una piragua en la playa de Los Iros el martes, fueron llevados por la policía a una casa de huéspedes cercana, y después  al centro de salud de Siparia.  Actualmente están en la comisaría de Erin, según asegura este portal de noticias trinitense.

Los abogados de un grupo de niños y adultos venezolanos que inicialmente fueron enviados de regreso a Venezuela pero regresaron a Trinidad el martes, han iniciado acciones legales en el Tribunal Superior para intentar evitar que las autoridades locales los deporten nuevamente.

La acción cuestiona la legalidad de su deportación y junto con un certificado de urgencia que dice que es de extrema urgencia ya que el Estado ha “demostrado la intención de buscar eludir la jurisdicción de la corte” al tomar medidas para la deportación de los venezolanos.

También piden una orden judicial que impida su expulsión de Trinidad y Tobago (TT) y órdenes provisionales para que los niños sean entregados a la custodia de sus padres.

La demanda también solicita una orden para que el Estado determine la condición de refugiado venezolano y decida si tienen derecho a la protección bajo el principio de unidad familiar, así como bajo las protecciones otorgadas por la Convención de las Naciones Unidas sobre los Derechos del Niño, la Convención de 1951 sobre el estatuto de los refugiados y el protocolo de 1967 sobre el estatuto de los refugiados, la política nacional para abordar los asuntos de refugiados y asilo y las leyes de TT.

Algunos de los padres de los niños están registrados mientras que otros eran titulares de la tarjeta del ACNUR (Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados).

El grupo de 16 niños, nueve mujeres y al menos dos hombres, regresó a TT tres días después de que fueron subidos a dos piraguas y devueltos a aguas venezolanas por la Guardia Costera.

El domingo por la noche, el juez Avason Quinlan-Williams ordenó a la Fuerza de Defensa que “presentara los cuerpos” del grupo de 16 niños y nueve mujeres el lunes en el auto de hábeas corpus presentado en su nombre.

En el tribunal, le dijeron al juez que el grupo no estaba bajo la custodia de la Fuerza de Defensa ya que fueron llevados a la frontera marítima entre TT y Venezuela poco antes del mediodía del domingo. También se espera que escuche los nuevos procedimientos presentados el miércoles.

A Quinlan-Williams se le dijo que no podía ordenar su regreso ya que estaban fuera de la jurisdicción de TT y se decía que estaban en aguas venezolanas.

Los venezolanos están representados por los abogados Gerald Ramdeen, Umesh Maharaj, Dayadai Harripaul y Nafeeza Mohammed.

 

Comments

comments