Ganó en 2015 el prestigioso premio Marangoni, que otorga una beca para estudiar diseño en Italia

 

Esta abogada venezolana de 45 años de edad, con maestría y postgrado en derecho tributario, decidió desde muy pequeña que algún día tendría su propia empresa relacionada con moda, su verdadera pasión. Lo que no sabía Fabiola Bracho, era cómo  se terminaría de decidir para iniciar el camino hacia su objetivo.

Ya en su natal Caracas, mientras ejercía su carrera, comenzó a construir alianzas con diferentes marcas de carteras y accesorios, hasta que un sueño premonitorio cambió el rumbo.

“Soñé que tenía una tienda espectacular en Nueva York con unas puertas de vidrio impresionantes y que además tenían el logo que quería. De una vez llamé a mi hermana, quien es diseñadora gráfica, y le dije que me hiciera algo inspirado en esa revelación y ahí comencé”.

El mensaje fue más que claro. Había que labrar un destino propio y no lo pensó dos veces para viajar a China, la nación potencia en manufactura y precios para producir en grandes cantidades.

“Recuerdo que mi esposo me preguntaba, qué me pasaba”, dijo entre risas la diseñadora de joyas. “Pero yo estaba decidida. Reuní lo suficiente para viajar, conocer y comenzar a construir mi marca. Ya en dos meses tenía mi primer pedido en Venezuela y logré entrar a una cadena de tiendas muy conocidas llamada Beco. Ese fue el comienzo”.

Una marca familiar

Cuando decidió dejar Venezuela (2009) por razones políticas, ya su marca Buru era conocida en todo el territorio venezolano. Buru es diminutivo de “burusita” (pequeñita), como llama desde que nació a su hija mayor, Oriana.

Después de evaluar varios países, entre ellos Estados Unidos y Costa Rica, se decidió, junto a su esposo, por Panamá. “Apenas llegamos, sabíamos que era aquí. No lo dudamos y siempre pensamos que nos iría muy bien, ese es el secreto”, recordó.

En diciembre 2010 abrió su primera tienda en Panamá, específicamente en Metromall y pasado un año la mudó hasta la calle 74 de San Francisco. Igualmente inició un negocio paralelo, la distribución de piedras semipreciosas y material para joyería y orfebrería con la marca Insua.

Su trabajo le fue abriendo puertas y comenzó a trabajar con la organización Miss Panamá en el diseño de accesorios y paralelamente participó en el Fashion Week Panamá, evento en el que fue galardonada en 2015.

“Gané el premio Marangoni, un instituto de alto renombre en diseño. La recompensa es una beca para estudiar en Italia (espera ejercer la opción este año). La distinción fue gracias a la mejor pasarela, cuyo nombre era Strong Metal”, recordó Bracho, quien también ha presentado sus trabajos en Nueva York y Venezuela.

Su trabajo no para. Acaba de estrenar nueva sede de la tienda Fabiola Bracho Jewelry, ubicada en la calle Benito Testa, con avenida Porras, diagonal a la BMW Services. El local cuenta con su propio taller, show room de joyas y diamantes y distribuidora de piedras semipreciosas y materiales para bisutería.

“Es un sueño hecho realidad”, dijo convencida. “Pero voy por más. Yo me veo en las grandes pasarelas del mundo y con una tienda espectacular en Nueva York”, cerró.

Por ahora, participará este año en el Fashion Week Panamá (octubre), en esta oportunidad con Mujeres Brillantes, un grupo internacional de la industria joyera, relojes y bisutería, que en el Istmo cuenta con 60 integrantes.

En pocas palabras

Un lugar: Los Roques.

Un plato de comida: Risotto.

Un libro: Memorias de una geisha de Arthur Golden.

Un cantante: Franco de Vita.

Un joyero: De Grisogono y Roberto Cohen.

Un personaje que admires: Coco Chanel.

Una frase: Con constancia y perserverancia, las metas se pueden lograr.

Comments

comments