La Visión País lanzada por APEDE en el año 2014, presentó su tercer Informe del Observatorio en el que se analizaron un total de 366 indicadores y subindicadores, todo bajo el entendimiento de que Panamá requiere perfeccionar su sistema democrático como plataforma fundamental y transversal del desarrollo con gobernabilidad democrática y, paralelamente, accionar políticas públicas encaminadas a lograr: inclusión, productividad con sostenibilidad, así como competitividad y apertura económica, pilares sobre los cuales se sustenta el desarrollo inclusivo y próspero, sobre la base del crecimiento de sectores productivos estratégicos.

Esta Visión País constituye una herramienta para que APEDE, junto al sector privado y público, la sociedad civil y la sociedad en su conjunto, puedan abocarse a identificar las líneas estratégicas de mayor prioridad e impacto, en la construcción de un mejor país; y la necesaria reconstrucción de la institucionalidad democrática, mediante una reforma constitucional que, entre otras, fortalezca la separación de los poderes del Estado para beneficio de las presentes y futuras generaciones.

Dicho documento expone los aspectos generales de la realidad nacional, así como un conjunto de indicadores que emanan de los objetivos estratégicos de la Visión País 2025, agrupados en 30 categorías.  Algunos han mostrado avances, otro tanto, se mantienen con pocos avances y una cantidad importante no muestran avances, inclusive reflejan retrocesos; por ello la urgente necesidad de atenderlos, porque son los que están empujando al país a un espiral inverso y que no le permite ser más competitivo.

Esta versión incluye mejoras con respecto a los dos anteriores, porque adiciona los indicadores y su evaluación de impacto, además presenta tres análisis de coyuntura muy relevantes: La situación de la Caja del Seguro Social, la crisis de institucionalidad y el posible impacto de relaciones diplomáticas con China.

Para Mercedes Eleta de Brenes, presidente de APEDE, en su participación hizo un breve recuento de lo realizado en este primer mes de intenso trabajo y al hablar del objetivo de este almuerzo y de su gestión al frente de la asociación; además hizo énfasis en la importancia del trabajo que lidera APEDE en el desarrollo de la Visión País 2050.

“Con la presentación de este tercer Informe de la Visión País 2025 reiteramos el compromiso de APEDE, a través de estos 60 años con Panamá”, Mercedes Eleta de Brenes.

Por su parte, Héctor Cotes, expresidente de APEDE y presidente de la Comisión Visión País señaló que en esta etapa preelectoral este informe adquirirá mayor relevancia.  “Nuestro compromiso es que tanto la Visión País 2050 como este tercer informe lo compartiremos con los candidatos presidenciales como nuestro aporte para que sean incorporados a sus planes de trabajo y se conviertan en un sólido marco de referencia para los programas de gobierno de los candidatos a la Presidencia de la República y demás puestos de elección de todas las regiones del país”, enfatizó Cotes.

Se informó que los indicadores que no alcanzaron avances son nueve áreas y corresponden a: Empleo e informalidad, costo de vida, percepción de corrupción, confianza en instituciones democráticas, competitividad, turismo, agricultura y exportaciones.

En el documento se observa una fuerte caída de Panamá en los pilares de educación y capacidad tecnológica; caídas menores presentan los pilares de innovación, instituciones y eficiencia del mercado de bienes, todo esto a pesar de que durante el periodo comprendido entre los años 2013 al 2017, en el Índice Tecnológico IDI, el país avanzó en general porque hubo mejoras de 7.6% en acceso a tecnologías y de 23% en utilización de la tecnología.

El reporte señala que continúa el descenso de la confianza del público en las instituciones democráticas y en los partidos políticos que bajó de 25% en el año 2013 a 10% en el año 2017, una caída de 15 puntos porcentuales.

El grado de confianza en la Asamblea Legislativa también se menoscabó, de 26% en el año 2013 a 24% en el año 2017. En tanto que, en el caso del Órgano Ejecutivo, cayó de 37% en el año 2013 a 19% en el 2017 y el Judicial ha decaído 10 puntos porcentuales en el periodo comprendido del 2013 al 2017.

Asimismo, las 12 áreas en situación regular que deben mejorar están: población, casos en el Órgano Judicial, educación y salud, acceso a servicios,  desigualdad, ambiente, gestión de finanzas públicas, recursos humanos, financiero, tránsito de materias primas y bunkering.

Cabe resaltar que las nueve áreas en buena situación, que han mostrado tendencias positivas y que, se mantienen con un desempeño favorable en el mediano plazo están: crecimiento del PIB y del PIB per cápita, inflación, infraestructura, tecnología, energía, logística, libertad económica y movimiento de contenedores.

Para el economista David Saied, en el periodo analizado, la economía fue la de mayor crecimiento en la región, sin embargo, hay sectores que han empezado a retroceder en algunos de sus indicadores, entre ellos: agro, turismo, comercio de zonas francas, etc.  La ampliación del Canal de Panamá ofrece grandes oportunidades para el sector logístico, en particular, pero este sector por sí solo no puede sostener la economía del país.  En adición, las actividades económicas que aún crecen son intensivas en la capital y no son grandes generadoras de puestos de trabajo.

Igualmente, señaló que en el periodo medido hubo buen manejo fiscal, lo que ha dado como resultado una reducción importante en el déficit fiscal en el periodo 2013 – 2017, pero que se ha visto afectado por la desaceleración económica y la presión del gasto público en el año 2018.

Entre las recomendaciones esta la necesidad de realizar las reformas en educación y en institucionalidad, debido a que gran parte de la población pide reformas profundas a la constitución y un alto a la corrupción que pareciera avanzar en cada quinquenio, en vez de disminuir.

 

Comments

comments