Carlos Raúl Moreno, José Isabel Blandón y Gonzalo Menéndez, panameños que evalúan la situación venezolana.

José Isabel Blandón, alcalde metropolitano, recomendó a los venezolanos seguir luchando desde cualquier espacio que les sea posible

La historia de los países es cíclica. Desde 1968, tras el golpe de estado en contra del presidente Arnulfo Arias Madrid, Panamá atravesó por una dictadura militar que  se mantuvo hasta 1989, año de la invasión de los Estados Unidos. Para aquel entonces, y bajo el gobierno de Carlos Andrés Pérez, Venezuela jugó un papel clave para la reconstrucción de la democracia en el Istmo.

En los años 80 el país petrolero gozaba de una democracia ejemplar. Ahora se encuentra sumergido en una etapa gris de violaciones de derechos humanos, ausencia de libertad de expresión y con un gobierno totalitario que otorgó “poderes especiales” a los militares. Distintos países, diferentes épocas, pero el panorama es prácticamente el mismo.

José Isabel Blandón, actual alcalde metropolitano de Ciudad de Panamá, sufrió los embates de la represión militar panameña. Estuvo preso y vivió en el exilio cuando estuvo al mando Manuel Antonio Noriega, siempre defendiendo sus ideales de una sociedad equitativa. Esa experiencia lo impulsó a ser un funcionario solidario y vigilante de la democracia mundial, con especial atención en el caso Venezuela.

“Realmente me preocupa lo que pasa en Venezuela. Todo apunta a un recrudecimiento de la represión por parte del régimen venezolano. La vía diplomática no va a resolver por sí sola lo que pasa en el país, pero es un apoyo importante”, dijo Blandón.

Apoyo histórico

El tira y encoge del presidente Nicolás Maduro con la Asamblea Nacional y el cese de sus funciones, constituyeron una muestra importante de lo que puede representar la presión internacional, según el funcionario.

“Tenemos que seguir con el apoyo. El pueblo venezolano no debe descansar hasta conseguir nuevamente su democracia. Cada quien debe poner su grano de arena. En el caso panameño, hace 25 o 30 años, no existían las redes sociales, ahora la realidad es otra. El trabajo que se puede hacer desde afuera se potencia mucho más con esas herramientas”, explicó Blandón.

Oficialmente, el Gobierno de Panamá insiste en el diálogo como mecanismo de solución al conflicto entre los factores políticos venezolanos. “En la medida que los ciudadanos panameños y venezolanos residentes en el país hagamos sentir más nuestra voz, la presión del Gobierno será más cónsona y  firme con respecto a los abusos que se están dando en Venezuela”, sostuvo.

Carlos Raúl Moreno, ex viceministro de Asuntos Marítimos del Gobierno del expresidente de Panamá, Martín Torrijos (2004-2009), ha seguido muy de cerca el tema de Venezuela, país con el que siente que Panamá tiene una gran deuda histórica y es la hora de saldarla.

“La posición del Gobierno panameño ha sido zigzagueante y ha mostrado una clara falta de compromiso con la democracia en ese país. Empezó por abstenerse en ciertas votaciones en la Organización de Estados Americanos y luego, básicamente por presiones internacionales como las de Estados Unidos, ha ido variando su postura a favor”, explicó.

Sin embargo, Moreno piensa que sigue siendo una actitud blanda. “Venezuela nos apoyó en la devolución del Canal y en la época de la dictadura. Cuando se tuvieron que manifestar para restablecer la democracia en Panamá no lo hicieron con un lenguaje ambiguo, al contrario, fueron muy directos y contundentes. Desconozco la razón del Gobierno, sinceramente”, agregó.

Capítulo repetido

Gonzalo Menéndez Franco vivió de niño la dictadura militar panameña. Su padre, del mismo nombre, fue un perseguido político miebro del partido panameñista que tuvo que exiliarse en Venezuela y Chile. “Me fui de 11 años y regresé a los 34. No fue fácil. Todo era nuevo para mí”, recordó.

“En algunas maneras el régimen de Torrijos y Noriega se parece a lo que atraviesa Venezuela. Ambos se escudaron bajo la mascarada de una revolución de izquierda que no fue tal y todos sabemos en qué terminó”, opinó Menéndez Franco.

Venezuela sigue luchando por su libertad y el mundo observa.  “No es fácil estar en el exilio. Te vas con una visión y regresas con otra totalmente diferente. Venezuela debe seguir batallando para recuperar su democracia”, cerró Menéndez.

Desde las redes

Lorena Castillo @licastillo31 (Twitter) (Primera Dama de Panamá)

Un pueblo oprimido, sin alimentos, medicamentos, seguridad, no va a dejar de luchar por sus derechos. Condenamos la represión en Venezuela.

Delcalis Ruiz Burgos /delcalisruiz (Instagram)

Como venezolana en Panamá, le pregunto al presidente @jcvarelapty qué espera para retirar este delincuente que tengo como embajador… La presión de Venezuela en las calles es importante, pero la presión internacional también señor Varela.

Claudia Pilar Rodríguez / pillypocket02 (Instagram)

Los panameños condenamos la represión. Vivimos tiempos terribles para el país, pero logramos salir adelante y hoy en día tenemos un país que vela y lucha día a día con nuestros gobernantes. PAZ PARA VENEZUELA.

Comments

comments