Venezolanos en la zona del Putumayo a la espera de cruzar la frontera. Foto: Cortesía

La línea divisoria entre ambos países es de 586 kilómetros y el éxodo venezolano ha aumentado en la zona del Putumayo cada semana 

 

Solo han transcurrido 5 meses del 2018 y Migración Colombia dio a conocer las cifras del éxodo de venezolanos en la frontera entre Colombia y Ecuador durante este tiempo. Son más de 286.000 compatriotas los que han salido por el Puente Internacional de Rumichaca, ubicado entre las ciudades de Tulcán e Ipiales y el principal paso hacia Ecuador.

La alerta del éxodo venezolano se produce ya que la cifra ha aumentado siete veces en comparación a esta misma época en el 2017. La salida diaria promedio de personas de nacionalidad venezolana en este puesto de control migratorio es cercano a los 3.000 registros.

Otro de los puntos de salida está ubicado en la zona del curso del río Putumayo hasta la desembocadura del río Güepí, punto fronterizo tripartito entre Colombia, Ecuador y Perú. El 95% de quienes llegan a este sitio, su intención es arribar a la tierra del suspiro limeño con muchos sueños en las maletas.

En la zona existen organizaciones internacionales dedicadas a brindar apoyo a quienes lo necesitan, ya que  este tramo es la parte más peligrosa porque el área está tomada por la guerrilla.

“Es una ruta que está tomada por grupos paramilitares, parte de la disidencia de las Fuerzas Armandas Revolucionarias de Colombia (Farc). Este sólo es un punto de paso, aquí la gente sigue bajando y atraviesa todo el Ecuador entre siete a nueve provincias para llegar a Huaquillas, que todavía es Ecuador, luego pasa a migración y después a Tumbes y siguen hasta Lima que son 20 horas de viaje”, explica de manera exclusiva para EV Panamá el coordinador de una ONG que trabaja en la zona y prefirió el anonimato.

Antes del mes de mayo, el flujo migratorio diario de este punto era de 60 personas aproximadamente. Ahora con la llegada de los venezolanos en el último mes ha aumentado entre 300 o 400 personas al día.

“Esto ha provocado que algunos días el flujo migratorio llegue a 600 personas sumando las que se quedan a dormir”, explica.

Estafa a venezolanos

Con la intención de llegar a su destino, las personas confían en que otros conocen los tramos y les facilitarán el cruce de las fronteras. La realidad es que muchos han sido víctimas de estafas y provoca que la llegada al destino final sea más difícil.

“Lo cierto es que a la población venezolana, por la vía de Colombia las han estafado mucho, las han querido llevar a Rumichaca y les dicen que los dejan acá en La Hormiga, en la frontera colombiana que es una zona bastante poblada y les cobran 150 dólares, y la realidad que para llegar a Lima no gastas ni 60 dólares”, explica el miembro de la ONG.

Según cifras ofrecidas, se estima que al menos el 20% de las familias que cruzaron esta parte del límite entre ambos países, fueron objeto de robo por colombianos y venezolanos.

Por otra parte, con el paso de los meses se ha complicado porque las personas están llegando sin documentos personales o sólo copias de cédulas deterioradas.

“Así las personas cruzan las frontera con la Carta Andina y Colombia no sella la entrada. Ecuador tiene los Centros Binacionales de Atención Fronteriza, está el funcionario colombiano y el ecuatoriano. El de Migración Colombia sella la carta y el de Ecuador lo firma la carta de entrada y en Huaquillas sellan la salida para llegar a Lima. En el caso de los que se quedan estarían en una situación irregular”, dijo el miembro de la ONG.

Comments

comments