Notitarde

Para quienes no han leído las noticias, en Venezuela se abrió una agencia bancaria en una de sus cárceles, concretamente la de Tocuyito. El detalle es que no la abrió ningún agente del banco, sino los propios presidiarios. ¡Perdón, Iris Varela!: los privados de libertad.

Este sistema bancario, jamás igualado o inventado en ninguna parte del mundo (qué raro) permite -me imagino yo- el depósito y retiro de sumas de dinero, además de cajeros automáticos para sacar y depositar cheques y efectivo.

Pero, ¿cómo puede haber un banco, donde no hay dinero? Ah pues… Mucha gente en su casa no tiene ni medio, pero tiene un banco al lado. ¿O no?

Lo que pasa es que en la cárcel hay – hablando como los landros- bulda ‘e billete… Allí hay celulares, computadoras con su respectivo wi-fi y todas esas cositas que tiene un hotel cinco estrellas.

También, para el que no lo sabe – hablando de hotel- hay “privados” y no de libertad precisamente, para aquellos que quieran y necesiten estar con sus medias naranjas para desarrollar sus deseos amorosos.

Qué mejor lugar que una cárcel o retén para abrir una agencia de banco. Allí no hay motorizados que le arranquen la cartera a uno, y mucho menos que lo asalten en medio de la calle. ¿Por qué? Porque simplemente no hay calle…  Uno saca su dinerito, y el malandro que lo va a asaltar a uno, simplemente no lo hace porque es su hermano, primo, cuñado o hasta el esposo mismo.

¡Qué gran idea! Todo el mundo comenta que el gran peligro en nuestro país, es ir a un banco y retirar dinero, ya sea de un cajero o del banco en sí. Según los maléficos rumores, los mismos cajeros (los humanos) lo marcan a uno para que luego, en la calle, el asaltante sepa cuánto lleva uno en el bolsillo (o en las pantaletas/interiores/ sostenes/medias tobilleras/peluca y otros adminículos).

Pues con este sistema, no hay problema. Usted saca su dinero en la propia cárcel. De manera que ya los asaltantes están presos. Así que usted cuenta su billete delante de ellos mismos, y luego sale tan campante, pues los choros ya están adentro.

¡Qué gran país somos! No hay nadie en el planeta que tenga semejante procedimiento de seguridad.  Los bancos dentro de las cárceles.

Esto tiene no solo esta ventaja, sino algunas otras. Por ejemplo:

1.-Todos los choros tendrán un incentivo para mudarse de sus casas a la penitenciaria. Al fin y al cabo, el dinero no está allá afuera, sino adentro.

2.- Los “privados de libertad” se robarán entre ellos mismos, porque siempre habrá un sapo-cajero-choro- que le soplará a otros que conviven en ese hermoso lugar, quién maneja más o menos dinero.

Y para los pobres infelices que tenemos la desdicha de vivir fuera, tendremos que conformarnos con lidiar con motorizados, arrebatones, y secuestros express porque cargamos cuatro lochas, mientras los  privados de libertad pagan su “condena” con un confinamiento que incluye discoteca, whisky 18, hoteles express y ahora cajeros automáticos sin peligro de asalto.

Si alguien tiene algún contacto allí adentro, por favor que indique si estos muchachos no están pensando en ofrecer franquicias, sobre todo al exterior: Sería de esta manera:

“Privados de libertad en Venezuela ofrecen su franquicia para cualquier ciudad del mundo que quiera eliminar los riesgos para sus ciudadanos por estar en la calle a merced de asaltantes y pillos. Aquí ya todos estamos en cana. Usted solo necesita su tarjeta de débito y, por una módica suma o porcentaje, puede usted salir a la calle con su dinero íntegro. Los verdaderos ladrones están afuera. Identifíquelos.”

Palabras mías: Estos muchachos son honestos. Regístrate ya. TOCUYITO BANK… ALGO MÁS QUE UN BANCO…

Cariños y hasta la próxima…

Comments

comments