TEXTO: INFOBAE

Las personas con sangre de tipo A podrían ser más vulnerables al coronavirus COVID-19, de acuerdo con un estudio realizado por científicos basados en Wuhan -donde se inició el brote que ahora es pandemia- y en ShenzhenChina. La muestra se basó en un universo de 2 mil pacientes que fueron atendidos en ambas ciudades, según publicó el diario South China Morning Post.

Los laboratoristas indicaron que además de ser más propensos a contraer la gripe china, también desarrollarían síntomas más severos en el transcurso de la enfermedad. Sin embargo, los científicos advirtieron que necesitarían hacer más pruebas para que el informe sea más concluyente. Otra limitación del informe fue que no proporcionó una explicación clara sobre el fenómeno, como la interacción molecular entre el virus y los diferentes tipos de glóbulos rojos, de acuerdo con los más escépticos.

Las personas del grupo sanguíneo A podrían necesitar una protección personal especialmente fortalecida para reducir la posibilidad de infección. Los pacientes infectados que tengan grupo A, además deberán recibir una mayor vigilancia y un tratamiento más agresivo”, señaló el estudio conducido por Wang Xinghuan del Centro de Medicina Basada en la Evidencia y el Hospital Zhongnan de la Universidad de Wuhan.

El mismo informe también explica que así como un grupo es más vulnerable, hay otro que parecería ser más resistente a la cepa COVID-19. “El grupo sanguíneo O tenía un riesgo significativamente menor para la enfermedad infecciosa en comparación con los grupos sanguíneos que no son O”, según el paper. De 206 pacientes que habían muerto por el nuevo coronavirus en la ciudad epicentro, Wuhan, 85 tenían sangre tipo A, lo que representaba un 63% más que los 52 con tipo O. El patrón, de acuerdo con el informe publicado en Medrxiv, existía en diferentes grupos de edad y género.

Los científicos liderados por Xinghuan recomendaron, además, que “podría ser útil introducir la tipificación sanguínea ABO tanto en pacientes como en personal médico como parte rutinaria del manejo de SARS-CoV-2 y otras infecciones por coronavirus, para ayudar a definir las opciones de manejo y evaluar los niveles de exposición al riesgo de las personas”.

Comments

comments