Foto: Cortesía.

MOOC es el acrónimo en inglés de Massive Online Open Courses (o cursos masivos y abiertos en linea). Los cursos masivos no han sido otra cosa que la evolución de la educación abierta en Internet. Este término fue acuñado en 2008 por Dave Cormier y Bryan Alexander.

Los MOOCs son cursos basados en el autoaprendizaje, cuyos contenidos están generalmente a libre disposición del estudiante y se realizan a través de Internet en forma masiva (tienen una demanda de millones de personas en todo el mundo).

Los MOOCs han sido tan exitosos que Universidades de prestigio como MIT (MITX), Stanford y Harvard (HarvardX) los han adoptado como propios. El año pasado tanto MIT como Harvard tuvieron un máximo histórico de matrícula en sus cursos MOOCs llegando a la cifra de 800 mil estudiantes tanto americanos como internacionales. Pero no todo es color de rosa, ya que este año se está registrando una reducción del 40% de la matrícula y se cree que la razón principal es porque estas universidades han decidido cobrar los certificados que los estudiantes obtienen al culminar el curso. El cobrar los certificados es la forma que estas universidades han identificado para monetizar los MOOCs recuperar la inversión (o al menos parte) que hacen en estos programas.

Entre las desventajas que presentan los MOOCs están el aislamiento que se puede producir en los estudiantes por no tener contacto directo con sus compañeros de estudios y profesores; así como también, que requiere de cierto nivel de competencia digital y un alto nivel de autonomía en el aprendizaje. Por ello el porcentaje de deserción en estos cursos supera el 50%.

Las experiencias que ha habido en estos modelos de aprendizaje en línea cambiarán rápidamente el estado actual de la educación superior, generando en ella una verdadera disrupción. Las instituciones universitarias que desconozcan su existencia y demoren en abordar sus posibles efectos y consecuencias se verán amenazadas. Definitivamente, estamos en presencia de la cuarta revolución industrial y las universidades que no estén preparadas probablemente no podrán sobrevivir al nuevo mundo marcado por la convergencia de tecnologías digitales, físicas y biológicas.

¿Han completado ustedes algún curso de este tipo? ¿Cómo evalúan su experiencia y el aprendizaje logrado? ¿Qué cambios o mejoras le recomendarían? Escríbannos sobre el tema o comenten en nuestras redes sociales usando el hashtag #zona3punto0. Nos comprometemos a hacer un segundo artículo relatando sus experiencias.

Comments

comments