Foto: Cortesía.

Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) los casos de enfermedades de transmisión sexual (ETS) alcanzaron un récord histórico en Estados Unidos en 2015. Hecho que debe poner igualmente en alerta a los países de la región.

Las enfermedades de transmisión sexual (ETS) son infecciones que se transmiten de una persona a otra a través del contacto sexual. Las causas son las bacterias, parásitos, hongos y virus. Existen más de 20 tipos de ETS, las más comunes incluyen: la clamidia, el herpes genital, la gonorrea, el VIH/SIDA, VPH, la sífilis y la tricomoniasis.

De acuerdo al informe del CDC, hubo más de 1.5 millones de casos de clamidia, casi 400 mil casos de gonorrea, y casi 24 mil casos de sífilis primaria y secundaria, las etapas más infecciosas de la enfermedad.  El mayor aumento en los casos reportados entre 2014 y 2015 ocurrió en la sífilis primaria y secundaria (19 %), seguido por la gonorrea (13 %) y la clamidia (6 %), reveló el informe.

Esos resultados apuntan a la necesidad de aumentar los esfuerzos de prevención de las ETS, sobre todo entre los que tienen el mayor riesgo, plantearon las autoridades.

“Hemos llegado a un momento decisivo para el país”, dijo en un comunicado de prensa de los CDC el Dr. Jonathan Mermin, del Centro Nacional de Prevención del VIH/SIDA, la Hepatitis Viral, las ETS y la TB de la agencia. “Las tasas de ETS están en aumento, y muchos de los sistemas del país para prevenirlas han mermado. Debemos movilizar, reconstruir y ampliar los servicios, o la carga humana y económica seguirá creciendo”, advirtió Mermin.

En los últimos años, más de la mitad de los programas locales y estatales de ETS han experimentado recortes presupuestarios. Esos recortes condujeron al cierre de más de 20 clínicas de ETS de departamentos de salud tan solo en un año, anotó el informe. Lo que significa que las personas tienen acceso reducido a las pruebas y los tratamientos para las ETS.

La mayoría de casos de ETS no se diagnostican ni tratan, lo que pone a las personas en riesgo de efectos de salud graves y potencialmente permanentes, como dolor crónico, esterilidad y un mayor riesgo de contraer el VIH. Además, las enfermedades de transmisión sexual cuestan al sistema de atención de la salud de EE. UU. casi 16 mil millones de dólares al año, según el informe. Los jóvenes de 15 a 24 años y los hombres homosexuales y bisexuales tienen el mayor riesgo de contraer ETS.

“Los resultados de salud de la sífilis (pérdida del embarazo, mortinatos, ceguera o accidente cerebrovascular) pueden ser devastadores”, advirtió la Dra. Gail Bolan, directora de la División de Prevención de las ETS de los CDC. “El resurgimiento de la sífilis congénita y el creciente impacto de la sífilis entre los hombres homosexuales y bisexuales pone de relieve que muchos estadounidenses no están recibiendo los servicios preventivos que necesitan.

Toda mujer embarazada debe recibir la prueba de la sífilis, y los hombres homosexuales y bisexuales sexualmente activos deben evaluarse al menos una vez al año”, comentó Bolan.

La mayoría de las estas enfermedades afectan tanto a hombres como a mujeres, pero en muchos casos las consecuencias pueden ser más graves en las mujeres. Los antibióticos se utilizan en las  producidas por bacterias, hongos o parásitos pero no hay cura para ETS de origen viral, aunque algunos medicamentos pueden ayudar a los síntomas y mantener la enfermedad bajo control. El uso correcto de preservativos de látex reduce enormemente, aunque no elimina, el riesgo de adquirir y contagiarse con ETS.

Fuente: Informe de Vigilancia de las Enfermedades de Transmisión Sexual de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE.UU.

Comments

comments