Foto tomada de las redes sociales de la periodista Alejandra Oraa.

Desde el pasado 13 de mayo la periodista de la cadena CNN en Español y embajadora de buena voluntad de ONU Sida, Alejandra Oraa, además ganadora 4 veces de los premios Emmy, ha emprendido un periplo para acudir al encuentro de los migrantes y los refugiados venezolanos  que han salido a pie hacia Ecuador y Perú.

Las historias han resultado desgarradoras, y desde entonces ha compartido a través de sus redes sociales, la cruda realidad de estos desplazados de ayuda humanitaria hoy requerida en Venezuela.

Alejandra ha visitado refugios, casa de pasos donde ayudan a los migrantes y ha manifestado su sorpresa porque pese a la adversidad recibe emotivos mensajes de esperanzas de los paisanos infortunados.

Ecuador

Desde Ecuador la comunicadora informó que el 79% de los migrantes venezolanos que han llegado ha sido en autobús, un 59.6% caminando o por asistencia de carros en el trayecto. En sus historias menciona casos específicos, como grandes lecciones de vida que todos deben conocer:

View this post on Instagram

El 79% de los migrantes venezolanos que han llegado a Ecuador lo hicieron en autobús, un 59.6% caminando o con la asistencia de un carro en el trayecto. En Ecuador conocimos casos que representaban estos porcentajes. Como el de @yimmyaxel quién llegó al país hace un año. Tiene 20 años y vive con su mamá y hermano. En Venezuela fue parte del Sistema de Orquestas como cantante lírico, y gracias a lo aprendido, logra usar su voz para integrarse a la sociedad. Trabaja medio tiempo en la sinfónica juvenil de FUDELA y logra a través de la música, enseñarle a los ecuatorianos parte de su cultura. – ¿Su sueño? Ser cantante, viajar por el mundo, lograr vivir de su talento y claro, estar en una mejor situación de la que se encuentra #ConlosRefugiados @acnur_unhcr_americas @onusidalac

A post shared by Alejandra Oraa (@alejandraoraa) on

 

En Quito, Alejandra encontró que precisamente los casos de mayor vulnerabilidad son los que más se alegraban con su visita:

View this post on Instagram

La inocencia no ve precariedad. – En Quito este es uno de los casos de mayor vulnerabilidad, sin embargo, son los que con más alegría nos han recibido en esta misión. Llegamos a esta especie de refugio gracias a Jesús Gutiérrez, un venezolano que ha solicitado ser calificado como refugiado por @acnur_unhcr_americas por lo precario de su situación en el país, una circunstancia igual de compleja a los pequeños que viven acá. Estos niños vinieron de Venezuela con su madre (4 en promedio por familia) para encontrar mejores oportunidades que hasta la fecha han sido escasas. En promedio ACNUR colabora con familias que están en esta situación con una tarjeta de asistencia social, que cuenta con un monto de $25 dólares por persona dentro del núcleo familiar, dinero que puede usarse para comida y otros artículos de primera necesidad. – Jesús recibe también esta asistencia por parte de la Agencia para Refugiados. La falta de medicamentos y ausencia de la medicina que trata su condición de salud en Venezuela lo hizo emigrar a Quito. Llegó caminando. Pasó 16 días entre Cúcuta y Ecuador y nos contó que lo que más lo ayudó a llegar a su destino, fue la bondad de los residentes que se encontró en el camino. Paga 50 dólares al mes para tener una habitación bajo techo, sin embargo es la única necesidad cubierta porque el lugar de por sí, necesita muchas otras herramientas. Él recibe por ahora la tarjeta de asistencia social, mientras busca desesperadamente algún tipo de oportunidad para trabajar, cómo él mismo me dijo “honrada y de manera estable”, con el deseo de ayudar a la madre de estos hijos a salir adelante @onusidalac

A post shared by Alejandra Oraa (@alejandraoraa) on

A medida que ha avanzado su recorrido la periodista cuenta con mucho dolor y sentimiento la experiencia de haber visitado los refugios de la ACNUR en la frontera entre Ecuador y Perú, manifiesta además que es algo que jamás podrá olvidar:

Perú

De esta manera narra su llegada a Tumbes, principal punto de entrada de los venezolanos  a Perú, asegura que según las estadísticas de migración son más de dos mil venezolanos que a diario cruzan dicha frontera. Asegura que la mayoría pasó más de dos meses a pie para llegar a tal punto, algunos los robaron en el camino y lo peor es que los niños que llegan poseen cuadros de desnutrición, de deshidratación y necesitan ayuda psicológica:

View this post on Instagram

Las mejores condiciones ante las peores situaciones: Así defino lo que ví junto a @acnur_unhcr_americas y @onusidalac en el centro de migración de Tumbes Perú. – Esta zona es el principal punto de entrada de los venezolanos que cruzan a Perú. En promedio reciben a dos mil venezolanos al día, durante nuestra visita fueron 1924, pero la cantidad no es lo que más impresiona sino las condiciones. – Durante los últimos meses los venezolanos que ingresan a Perú lo hacen en condiciones más vulnerables. La mayoría que conocimos viajaron a pie en un promedio dos meses, en contraste a los que antes viajaban en autobús porque lo podían pagar. Casi todos con los que hablamos, fueron robados en el camino por gente que se ofrecía para ayudarlos. Ahora la mayoría llega con niños, que presentan cuadros de deshidratación/desnutrición y necesitan asistencia psicológica. – Pero en medio del llanto y en unas condiciones que claramente nadie quisiera estar, lo que más me impresiona es que prevalece el agradecimiento y la solidaridad. No hubo un sólo migrante que no agradecería a los colombianos que se encontraron en el camino, “que abrían las puertas de sus casas, nos daban su comida y nos trataban como hermanos” así los describían. La mayoría también aseguraban que aunque el trayecto ha sido duro, no regresarían a Venezuela, porque tienen fe, mucha fe de que Dios les tiene un mejor futuro a su familia. – A mis pasos les cuesta entender esa fe que ellos encuentran. Que en medio del cansancio y las carencias prevalezca la esperanza. Pero en sus pasos y escuchando sus relatos, resultaría imposible seguir caminando sin ella. Dicen que el destino envía las batallas más difíciles a sus guerreros más fuertes, hoy no me cabe duda de ello #Conlosrefugiados – Crédito 📸 @escobart

A post shared by Alejandra Oraa (@alejandraoraa) on

La foto que ha dado la vuelta al mundo recientemente es cuando mostró la realidad de un caminante venezolano cuyos calzados y pies se le destruyeron en el largo trayecto, a lo que la periodista llamó La Historia de los mil pasos:

 

Según la ONU, para abril de 2019, unos 3,7 millones de venezolanos han salido de su país como consecuencia de la situación política, económica, social y humanitaria. Con un número creciente, las necesidades de los refugiados y migrantes de Venezuela y las comunidades que los albergan continúan aumentando. Para abril del 2019, se estima que han migrado aproximadamente 7.700 venezolanos viviendo con VIH en necesidad de tratamiento antiretroviral.

Según una nota de ONU Sida, la gira que realiza Alejandra durará hasta este 16 de mayo, seguramente serán contundentes e históricos los programas que la comunicadora ofrecerá con su equipo de trabajo a través de CNN En Español.

 

 

Comments

comments