Kobe Bryant fue la inspiración de muchos jugadores que hoy brillan en la NBA, la mejor liga de baloncesto del mundo.

El muchacho de Pensilvania, el mismo que saltó del bachillerato a la NBA sin pasar por la universidad, murió este domingo junto a su hija de 13 años, Gianna María, en un accidente aéreo que involucró a siete personas más. Su helicóptero privado cayó sobre un remoto lugar en Calabasas, California.

Bryant lo ganó todo en la NBA, pero sobre todo respeto. Sus cinco anillos de campeón son poco comparado con la influencia de competencia, disciplina y entrega que ha dejado en las nuevas generaciones.

La noticia ha impactado no solamente al mundo del deporte. Ha llegado a todos los rincones. Bryant, a pesar de una acusación de violación en 2003, era visto como un ejemplo fuera de las canchas.

Siempre amable, siempre presto y dispuesto con los medios de comunicación. Kobe Beane Bryant es una leyenda que nunca va a morir. Siempre estará en nuestros pensamientos y memoria deportiva.

Sus jugadas nos deleitaron a todos. Su talento era tal que fue comparado con nada más y nada menos que Michael Jordan, para muchos el mejor jugador que ha pisado una cancha de baloncesto.

Sin embargo, también recordamos el amor por su familia, en especial por sus hijas.

Kobe soñaba con ver a su hija mayor, Gianna, en la WNBA

Figuras como “La Roca”, Marc Anthony, Chayanne, y hasta el mismísimo presidente de Estados Unidos, reaccionaron ante la muerte de Bryant y su hija.

“Su Majestad”, Michael Jordan, también dejó unas sentidas palabras.

 

 

Comments

comments