Los demócrata Ralph Northam por el estado de Virginia, y Phil Murphy por Nueva Jersey, ganaron las elecciones de gobernador, según los últimos resultados arrojados en la noche del martes.

Los votantes de Virginia acudieron a las urnas pese a la persistente lluvia para elegir un nuevo gobernador después de meses de una divisiva campaña que llevó a una contienda ensombrecida por connotaciones raciales y anuncios con ataques personales.

En Virginia, el único estado sureño que perdió Trump el año pasado, el republicano Ed Gillespie se enfrentó al ganador, el hasta entonces vicegobernador demócrata Ralph Northam.

Entre tanto en Nueva Jersey, el demócrata Phil Murphy se enfrentó a la vicegobernadora republicana Kim Guadagno, quien ha estado al lado del gobernador Chris Christie durante los últimos ocho años.

Si bien la política local y los problemas pesaron en las mentes de los votantes, algunos también fueron impulsados por el resentimiento persistente de la pérdida de Hillary Clinton o aún emocionados por la victoria de Trump.

“Si pudiera deshacerme de Trump, estaría aún más feliz. Nunca he visto nuestro estado tan miserable y nunca he visto a nuestro país tan miserable”, dijo John Holpp, de 88 años, quien dijo que votó por Murphy porque “desea deshacerse de” Christie, que tiene un mandato limitado.

Guadagno, que quiere reducir los impuestos a la propiedad y poner fin a las llamadas ciudades santuario, ha intentado distanciare de Trump y Christie, pero ha sido un desafío ya que ella se desempeñó como su principal representante.

En la zona rural de Virginia, Edward McKellar, de 36 años, dijo que la mejora de la economía lo llevó a votar por un boleto republicano directo.

“Me gusta la dirección que sigue nuestro país en este momento”, dijo McKellar, gerente de operaciones de una empresa industrial. “La economía es buena. Es tan fuerte como nunca antes. Hay trabajo. Los ahorros y las inversiones son buenos “.

Gillespie y Northam tenían diferencias en cuanto a impuestos, armas, aborto y otros asuntos. Gillespie apoyaba un recorte en la tasa de impuestos a la renta del estado, menos control de armas y más restricciones sobre abortos. Northam dijo que quiere una revisión de los impuestos que apunta a los residentes de Virginia de bajos ingresos, apoya mayores restricciones de armas y derechos de aborto.

Al inicio de la jornada, los centros de votación informaron de una participación más alta que la contienda previa de gobernador, y el número de votantes anticipados también aumentó. Las 180,000 boletas en ausencia devueltas hasta el domingo fueron 60,000 más que todos los votos en ausencia emitidos en las elecciones para gobernador de 2013.

A nivel nacional, los demócratas no han ganado ninguna elección especial para el Congreso este año y el próximo gobernador de Virginia tendrá una mayor participación en la próxima ronda de redistribución de distritos del estado, cuando se tracen las líneas del Congreso. Los republicanos estaban buscando un impulso ya que su partido se ve acosado por la tormenta intrapartidaria entre Trump y los principales republicanos en el Congreso.

Trump grabó llamadas para ayudar a impulsar a Gillespie en el tramo final. En una llamada, Trump dijo que Gillespie compartía su punto de vista sobre inmigración y delincuencia y que ayudaría a “Hacer que Estados Unidos vuelva a ser grande”. Trump también dijo que Northam sería un “desastre total” para Virginia.

Gillespie mantuvo en gran medida al presidente a distancia durante toda la contienda y no hizo campaña con Trump.

Los observadores políticos dicen que la campaña de Virginia fue racialmente cargada que en los últimos tiempos. Grupos externos de ambos lados gastaron millones para influir en el resultado y recurrieron a sustitutos de alto perfil, incluidos el ex presidente Barack Obama y el vicepresidente Mike Pence.

Comments

comments