Ante el comunicado emitido por la Conferencia Episcopal Venezolana por la convocatoria a elecciones en el primer cuatrimestre del año, por parte de la Asamblea Nacional Constituyente, el partido Voluntad Popular fijo posición con un nuevo comunicado.

Comunicado

Desde Voluntad Popular sumamos con convicción nuestro respaldo y adherencia al comunicado difundido este lunes por la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV) en rechazo a la fraudulenta convocatoria adelantada de elecciones presidenciales.

Insistentemente desde nuestra organización hemos expresado ante Venezuela y la comunidad internacional nuestra posición sobre el fraude constituyente, cuyo origen es ilegítimo e inconstitucional, además de extralimitar permanentemente sus funciones. Queremos hoy ratificar que no es la fraudulenta Asamblea Nacional Constituyente (ANC) quien tiene la potestad de convocar elecciones, mucho menos adelantarlas y, peor aún, sin garantías electorales que permitan que el voto de cada venezolano valga. Si algo está claro es que nuestro pueblo está decidido a salir de la situación actual y quiere hacerlo a través del voto libre como herramienta democrática de cambio; es por ello que TODOS debemos luchar unidos por instaurar condiciones electorales que permitan comicios justos, competitivos y transparentes, antes de definir cualquier participación en próximos procesos. Esa es el norte que nos hemos trazado en Voluntad Popular, actuando siempre del lado de la gente, junto al pueblo venezolano.

Coincidimos fehacientemente con la presidencia de la CEV en la urgente necesidad de construir una gran alianza de unidad nacional, más allá de la estrategia electoral, donde todos los sectores de la vida social, económica y política de Venezuela trabajemos por un objetivo común: la salida de la dictadura que hoy encabeza Nicolás Maduro.

Sin miramientos desde Voluntad Popular hemos propuesto en reiteradas oportunidades, en el seno de la Unidad y ante nuestro pueblo, avanzar en la consolidación de un Frente Amplio Nacional, unitario y unificador, contra la dictadura del hambre y la corrupción que encabeza Maduro. En la misma línea propositiva de la iglesia, afirmamos que esto solo será posible si todos los liderazgos y partidos políticos, incluso disidentes demócratas del chavismo; si todos los sectores de la sociedad civil y sectores socio productivos del país, si funcionarios públicos y miembros activos o no de las FANB, nos integramos en estrategia y acciones unitarias.

El momento crítico e histórico que enfrentamos, cuándo nuestra gente muere hora por hora de hambre, por falta de medicinas y a manos de un hampa desbordada, todo ante la mirada impávida y sádica de la dictadura, nos reclama avanzar juntos para conquistar el cambio y la libertad que nos permitan construir una Mejor Venezuela sin dictadura, de paz, bienestar y progreso para todos los venezolanos y no para una cúpula narcocorrupta, criminal, inhumana y hambreadora.

Como expresa el documento de la CEV, “despertar y reaccionar es percatarse de que el poder del pueblo supera cualquier otro poder”; ese es el mismo espíritu de esperanza y confianza que ha movido a nuestro líder injustamente encarcelado, Leopoldo López, quien en 2014 dijo: “si mi encarcelamiento sirve para el despertar del pueblo, bien valdrá la pena”. Con este ideal muy presente hemos acompañado incansablemente la lucha libertaria del pueblo venezolano y así lo seguiremos haciendo hasta rescatar la democracia, hacer valer la Constitución y ¡vivir en LIBERTAD!

¡Fuerza y Fe Venezuela, mantengamos viva la esperanza!

En Caracas, a los veintinueve (29) días del mes de enero de 2018.

Voluntad Popular

Comments

comments