Foto: @unidadvenezuela

Tras la medida anunciada por el presidente Nicolás Maduro, de que billetes de 100 bolívares dejarán de circular en 72 horas, centenares de personas angustiadas por la decisión colman desde ayer (a pesar de ser bancario) las sedes de bancos públicos y privados, para canjear o depositar los billetes marrones.

Cargados con solbres, bolsos y hasta cajas de billetes, los usuarios esperaron por más de tres horas en las adyacencias de las entidades bancarias. Coincidieron en que hoy las colas serán más largas, reseñó El Nacional.

“Aquí hay mucha improvisación, el presidente no se puede lanzar una medida así, con tan poco tiempo para actuar. A uno no le queda otra que salir corriendo a meterse a hacer una cola para no perder el poco dinero que tiene. Lo que buscan es el colapso”, aseguró Julio Ramos mientras hacía cola en el Banco de Venezuela del centro comercial Sambil.

A pesar de que los clientes pasaban horas fuera de las entidades, no todos pudieron hacer las operaciones que querían. A Andrés Guzmán, que iba a depositar 104.000 bolívares en billetes de 100 bolívares del negocio en el que trabaja, le dijeron que no podían aceptar depósitos mayores de 20.000 bolívares.

En los bancos también había largas colas de personas de la tercera edad que debían esperar de pie su turno para poder canjear o depositar su dinero. Rechazaron la medida y pedían más respeto.

Edgar Silva, coordinador del Comité de Defensa de los Derechos Humanos de los Pensionados, Jubilados, Adultos Mayores y Personas con Discapacidad, informó que más de 1,3 millones de pensionados del país presentan limitaciones para manejarse con dinero electrónico.

Alfredo Padilla, de la Asociación de Trabajadores Emprendedores y Microempresarios, señaló que el retiro súbito perjudica a un número importante de los 7 millones de trabajadores por cuenta propia que hay en el país.

“Los kiosqueros, buhoneros, bodegueros y vendedores de los mercados a cielo abierto, entre otros, solo manejan efectivo y no tienen puntos electrónicos de venta. Tampoco poseen cuentas personales por no registrar los ingresos económicos fijos exigidos por los bancos”, advirtió.

Además, en algunos comercios había carteles en los que se notificaba a los clientes que ya no se recibirían billetes de 100 bolívares. “Todo el mundo nos insulta, pero el jefe decidió que no recibiríamos más esos billetes”, expresó una cajera de un estacionamiento en Caracas.

Lea la nota completa en El Nacional.

Comments

comments