La Universidad Católica Santa María la Antigua otorgó el Doctorado Honoris Causa en Ingeniería y Tecnología a Jorge Luis Quijano, Administrador (CEO) de la Autoridad del Canal de Panamá por sus logros y contribuciones a la industria marítima del país. El Doctorado Honoris Causa representa la mayor distinción académica que concede esta casa de estudios, y su objetivo es reconocer y enaltecer los ejemplares logros de quienes aportan conocimientos y esfuerzos al bienestar de la humanidad, en concordancia con los principios de la USMA.

La ceremonia fue presidida por S.E.R. Monseñor José Domingo Ulloa, Arzobispo de Panamá y Gran Canciller de la USMA, junto al Rector Magnífico, Juan Planells Fernández y otras autoridades de la universidad. La Secretaria General, profesora Fulvia Ocaña, reconoció los méritos y logros académicos del ingeniero.

Durante el Laudatio, lectura de los méritos del doctorando, Monseñor Ulloa expresó que, “la universidad otorga el Doctorado Honoris Causa en Ingeniería y Tecnología al Honorable Señor Jorge Luis Quijano, en reconocimiento por los valiosos aportes y la ejemplar labor que, personalmente, y a través de la Autoridad del Canal de Panamá como su máximo representante, ha llevado adelante, en proyectos, operaciones marítimas y su liderazgo al frente del proyecto de ampliación del Canal de Panamá”.

Por su parte, el rector Planells destacó la contribución en grado eminente a la promoción de los valores humanos, la educación, la ciencia, la tecnología y la cultura dentro y fuera del país del ingeniero Quijano.  “Queremos reconocer, con este acto académico, a un personaje insigne de nuestra sociedad que en calidad de Administrador de la Autoridad del Canal de Panamá, lideró a un equipo de profesionales que hizo posible la ampliación de la vía interoceánica, haciéndola eficiente y competitiva ante los portentosos retos del siglo XXI,” añadió.

El acto fue seguido por la Lección Magistral del nuevo Doctor Honoris Causa titulada “Mi Tránsito por el Canal de Panamá”. El ingeniero Quijano inició extendiéndole su sincero agradecimiento a la Universidad Católica Santa María la Antigua por el reconocimiento. “Lo recibo con orgullo y satisfacción, y pienso en las innumerables personas y colegas que se han entregado con profesionalismo y pasión para que nuestro país cuente con una ruta interoceánica tan singular, única en el mundo y exitosa en todos sus aspectos,” expresó el doctorando.

Seguido, relató sus inicios como ingeniero industrial encargado del mantenimiento de las esclusas en una época en la cual el Canal estaba en manos americanas y corrían tiempos convulsos en la organización, ya que los tratados Torrijos-Carter se encontraban en su etapa final de negociación. Mencionó que pasó a ocupar la vicepresidencia de Operaciones Marítimas el mismo año en el que finalmente se izó la bandera panameña en las escalinatas del Edificio de la Administración del Canal de Panamá, cargo que ocupó hasta el 2007, cuando fue invitado a liderar el proyecto de ampliación.

“Un programa de ampliación de la vía interoceánica iba a apalancar la activación económica del país. Siempre tuve el convencimiento de que pese al periodo de gestación de la obra ––el cual puedo calificar de largo, intenso, difícil y atrevido––, su conclusión fue posible únicamente con la vinculación de cientos de profesionales de diversas ramas de la ingeniería, las ciencias naturales, las finanzas y las leyes, por mencionar solo algunas disciplinas, las cuales se ensamblaron con la labor de hombres y mujeres dedicados a cientos de oficios y carreras técnicas. Esta conjunción de conocimientos desembocó en una pieza maestra del ingenio humano”.

Culminó su discurso estableciendo el principal desafío del Canal de Panamá en los próximos años: asegurar el agua de mañana para el consumo humano y para la operación del Canal. Actualmente se trabaja en tres contratos para llevar adelante estudios y entregarle al Estado los resultados en un paquete con el diseño de ingeniería, los estudios de factibilidad, y los costos sociales y ambientales que sustenten la eventual decisión sobre nuevos reservorios de agua.

Este magno reconocimiento recalca el valor de la entrega y el servicio que Quijano ha ofrecido al país desde uno de los espacios más importantes para la nación. El administrador de esta vía interoceánica inició su trayectoria profesional en el Canal de Panamá en diciembre de 1975 y fue avanzando en diferentes responsabilidades técnicas y gerenciales hasta ser designado director de operaciones marítimas en 1999.

En el 2006, fue designado para administrar el Programa de Ampliación del Canal de Panamá bajo el cargo de vicepresidente ejecutivo de ingeniería y administración de programas. Finalmente, en septiembre de 2012 tomó posesión como administrador del Canal de Panamá y en junio del 2016 inauguró el Canal ampliado.

La USMA concedió por primera vez el grado Doctor Honoris Causa en octubre de 1986 a Mons. Marcos G. McGrath. Este grado se otorga a personas destacadas en actuación pública o privada por iniciativa de la Junta de Directores de la USMA o por recomendación del rector o del Consejo Académico. Durante la ceremonia al doctorando se le impone el anillo, medalla y pergamino, signos de la investidura, y se le entrega el Libro de la Sabiduría.

 

Comments

comments