Los directivos han hecho un gran esfuerzo durante la temporada 2017-2018 del béisbol profesional venezolano. Foto: Prensa Águilas.

Hablando con el mánager campeón de Venezuela, Lipso Nava, me contaba que la situación está tan difícil en Venezuela, que él no es capaz de asegurar que el año que viene, tal como van las cosas, se puede jugar la temporada de béisbol 2018-2019.

Un directivo venezolano, que prefirió que no escribiera su nombre, me dijo lo siguiente. “David, es casi imposible organizarse. Los costos superan cualquier cosa que uno pueda pensar y hacer reservas en hoteles y vuelos es una lotería. Armar la logística es demasiado cuesta arriba”.

Nava me contó, además, que si bien los anillos de seguridad durante los traslados de los equipos han estado a la altura, sufrieron un incidente llegando a Margarita que gracias a Dios no pasó de un susto.

“Le tiraron una piedra al bus, y aunque no hubo heridos, el susto fue increíble. Los vidrios de una ventana se reventaron y le cayeron encima a Herlis Rodríguez y su esposa. No te lo voy a negar, la situación país nos afecta hasta en el terreno de juego porque es muy difícil estar concentrados”, sostuvo el estratega.

¿Qué vendrá?

Una fuente allegada a la Liga Venezolana de Béisbol Profesional me adelantó que una vez finalizada la temporada, tal como es costumbre, habrá una jornada de reflexión y en la misma se tocará, de una manera más insistente que en otros años, el tema económico y logístico.

Yo era partidario de que esta temporada no se realizara, básicamente porque pienso que el país no está en condiciones para este tipo de espectáculos, pero “papá gobierno”, siempre actuando a última hora, decidió aprobar unos dólares preferenciales para cada una de las ocho organizaciones.

Muchos estaban en contra de mi postura, me lo hicieron saber en redes sociales (@davidchacon30) y se apoyaban en decir que el béisbol serviría como bálsamo ante tantos problemas y además muchas familias dependían económicamente de la campaña. Eso también es verdad y lo respeto, así como también esperé que se respetara mi posición. Cada quien con sus opiniones, ¿no?

 

En la liga, entre los directivos y colaboradores directos e indirectos hay quorum: llevar a cabo la temporada 2017-2018 ha sido cuesta arriba en todos los aspectos.

Muchos jugadores, sin decirlo oficialmente, han dejado de participar esta campaña por la misma situación país y eso hay que respetarlo. Ya basta de atacarlos sin razón.

Lo mismo pasa con los que están haciendo el esfuerzo y se uniformaron, entre ellos los grandeliga como José “Cafecito” Martínez. Esa gente verdaderamente quiere jugar porque por dinero, claramente, no están ahí. Eso se llama respeto y entrega a una camisa, entonces unos cuantos fanáticos, porque no son todos, prefieren gritarles cualquier tipo de obscenidades por esto o por aquello. ¡Basta!

Amanecerá y veremos, pero como van las cosas, cuidado y estamos viendo la última temporada de béisbol en Venezuela, al menos con el mismo formato desde octubre a enero.

Comments

comments