Foto: Reuters / The Wall Street Journal Americas

Me imagino que todos se acuerdan de aquel famoso cuento de dos hombres que chocaban sus carros. Uno, con un Mercedes Benz y el otro con una cacharra destartalada. El dueño del Mercedes pregunta:

-Ajá… ¿Cómo quedamos?

Y contesta el dueño de la cacharra…

-Será arrechos, porque yo no tengo ni seguro…

Así quedamos nosotros. Como perro en esquina, viendo para lado y lado a ver para dónde coge…

Desde el día en el que a los indígenas que venían echándole pierna desde Amazonas, los devolvieron cuando aún no habían llegado a Higuerote porque eran más de las 2:00 pm, y ni siquiera les dieron la cola de regreso; esto se lo llevó quien lo trajo.

Y ahora peor. A los tres indígenas que fueron elegidos por el pueblo, aun estando ya en Caracas, los volvieron a dejar a pie. O sea: Los votos que los eligieron no sirven para nada. Hay que volver a elegir, porque al gobierno le da la gana. Todo, con tal que “y que” el TSJ deje de joder a la Asamblea.

¿Y quiénes estamos en el medio? Bueno… ahí hay de todo. Están en el medio los que no comen; los que no tienen medicinas y los que están presos (que ahora no son presos políticos, sino “personas detenidas”). Y otros que también estamos atónitos, pero que no podemos opinar porque nos caen encima de un lado y del otro, simplemente porque vivimos fuera. O sea: todos contra todos.

Lo que sí es cierto, es que la gente salió, marchó, se arrechó, se quiso quedar en la calle. Le dijeron que no. Que ahorita no, que más tarde. Que en diciembre iba el revocatorio; después que no va. Que hagan paro. Que mejor que no. ¿Y la gente? Dando vueltas sobre su propio eje. No faltará quien diga que somos oposición por computadora…y tienen razón. Pero, ¿quién fue que dijo todos los días, de lunes a domingo, que no iba a a haber revocatorio? Los “muchachos” del gobierno. Toditos, uno por uno, repitieron “No te vistas, que no vas”. ¿Y quiénes dijeron y volvieron a decir que sí habría el fulano referendo en el 2016? Los panas de uno; a los que uno lee y apoya.

Ahora todo el mundo apoya el diálogo. Que si en las peores guerras se han sentado líderes enemigos a conversar y cuentan anécdotas de todo tipo; eso del lado de los “panas” ¿Y los del gobierno? Eje…Iújuuu… ¡Aquí estamos y aquí seguimos!

¿Y el señor aquel de la juguetería en San Antonio de Los Altos que fue al paro hace unas semanas, y perdió todos sus juguetes “expropiado” por los muchachos del gobierno? Ah… Que le escriba al niño Jesús.

¿No da como cosita ver a todos sentaditos, dándose la manito?

Ah bueno, Nelly Pujols -dirá alguno- ¿Y qué es lo que quieres tú? ¿Que se maten? ¡Pues no! Pero no deja de arrecharme ver a la nevera de cuatro puertas bailando salsa con la tía de los sobrinitos, mientras gente no come y no tiene medicinas.

Nada. Es como cuando la suegra se mete a defender a la hija, porque el marido le dio una trompada, y después que llama a la policía, la bella criatura va y se acuesta con su papacito, aunque le quede el ojo morado… ¿Cómo queda la vieja? Botada de la casa y como el perro. Viendo para todos lados en una esquina, para ver para dónde coge… Así estamos todos… ¿Cómo quedamos? Será arrechos…porque ni país tenemos…

Cariños y hasta la próxima.

Comments

comments