Tito Herrera (Ciudad de Panamá) adelantó que se encuentra haciendo un trabajo sobre los migrantes cubanos para el New York Times. Foto: David Alejandro Chacón.

El laureado artista panameño ha trabajado con personalidades de toda índole y para los medios más importantes del mundo

Llamado Melchor, pero conocido como “Tito”, este fotógrafo panameño tiene 18 años marcando pauta en la fotografía mundial. “Todo esto ha sido una casualidad. “Yo estudiaba ciencias políticas y leyes, aunque no terminé de graduarme”, admitió el actual corresponsal de la agencia de noticias AP y del New York Times en Panamá.

“No voy a decir que nunca me gustó la fotografía, al contrario, siempre me llamó la atención, pero la hacía con celulares, por hobby simplemente”. Cuando se encontraba en el segundo año de sus estudios universitarios, una invitación cambió su vida. La aceptó y comenzó la historia de Tito Herrera.

“En un parking (encuentro con amigos) una amiga me habló sobre una revista juvenil (Zipper) que estaba saliendo. Sabía que me gustaba escribir y me animó a enviar una prueba. La muestra gustó y fui publicado, pero como redactor”. Hasta ahora, nada de fotos, pero ya estaba en un medio.

Destinado para él

Su redacción le gustaba a los lectores, así se lo explicó el director de Zipper, quien le animó a hacer fotos después de escribir un artículo sobre deportes extremos. “Acepté porque quería seguir escribiendo, pero la verdad no me gustaba”, recordó con una risa sarcástica.

Aprovechando un viaje a Cancún, México, realizó unas fotos para la revista, que le permitieron llamar la atención de la Autoridad de Turismo de Panamá, en ese momento IPAT (Instituto Panameño de Turismo). Herrera recuerda que lo contactaron y le ofrecieron viajar, con los gastos pagos por todo Panamá, con la única condición de que retratara todo lo que viese sobre deportes extremos. Aceptó.

“Veo ahora esas fotos y son normales, pero era lo que había. Sin embargo, esa plataforma me ayudó porque comencé a hacer campañas, con la condición de que en las fotos apareciera mi nombre. Todo este revuelo pasó en apenas un año”.

Las ofertas comenzaron a llegar, y Tito, no Melchor, comenzó a hacerse un puesto dentro de la fotografía panameña. “El diminutivo tiene su historia. “Soy el cuarto Melchor Herrera de la familia, entonces era el más chiquitito y así me conocen desde pequeño mis familiares, como Tito”.

¡Hola, mundo!

Su lente lo ha llevado a recorrer el mundo, conocer importantes personalidades de toda índole y, lo más importante, a ser el sostén principal de una familia de tres hijos junto a su esposa Jamie Sechrist, quien se desempeña como maestra de preescolar. “Ellos son mi más grande tesoro. Lo hago todo por ellos”, confesó.

En su estudio guarda como uno de sus tesoros más preciados todas las credenciales de prensa y eventos que ha cubierto para los más importantes medios del mundo, entre ellos Rolling Stone Magazine, USA Today, Sports Illustrated, Discovery Channel, Al Jazeera, BBC (Londres), Getty Images, ESPN, National Geographic Channel y Yahoo.

Pero, ¿cómo es que Herrera, un fotógrafo aficionado al que le gustaba escribir, no tomar fotos profesionales, le ha dado la vuelta al mundo con su arte? “Digamos que soy autodidacta. Me gusta leer muchos libros y sacar lo mejor de cada uno. Además, aprendí las nociones básicas de mi tío Daniel Herrera, quien fue fotógrafo profesional”.

Sus palabras transmiten sencillez a pesar de su proyección. “Yo ni siquiera soy el mejor fotógrafo de Panamá, cómo voy a pensar entonces que estoy entre los mejores del mundo. He sido bendecido y gracias a la pasión, a la creatividad, me he ganado un espacio”.

De todo un poco

Resumir sus mejores momentos en la fotografía se le hizo difícil, pero después de unos minutos, se atrevió. “Una secuencia de fotos que hice sobre los Mara de El Salvador hace dos años. La historia fue para National Geographic Channel y me marcó por todo lo que significó estar con esas personas.

También un viaje que hice por Hong Kong, Vietnam y Mongolia. En ese mismo periplo pasamos por Kazajistán e hice una foto con un cazador tradicional que tenía un águila en una de sus manos. Fue un momento especial”.

Tito no pasó por alto el extenso registro que tiene sobre la Ampliación del Canal de Panamá y su única visita, hasta el momento, a Venezuela. “Estuve en la Gran Sabana y fue algo espectacular”. En el Istmo, le tocó ser el fotógrafo del expresidente Hugo Chávez para la agencia AP durante una visita oficial. “No soy partidario de él, pero era un personaje llamativo”, recordó.

En medio de la entrevista, Herrera hizo una pausa para buscar un libro de fotografías entre varias guitarras que adornan su estudio. “Esto que ves ahí es mi otra gran pasión, la música”. La conversación tomó otro rumbo. “Yo siempre quise ser músico y comencé a estudiar derecho porque mis papás me metían miedo con que podía fallar en la música, entonces era mejor tener un respaldo”.

Herrera drena con la música. Admitió que cuando está saturado de trabajo, toma una de sus guitarras y se pone a tocar. “Eso me da tranquilidad y me aporta creatividad. Siempre lo hago, forma parte de mi rutina de trabajo”.

Los éxitos no paran para Tito Herrera y en la actualidad está trabajando en un proyecto de videos con el New York Times, con quien acaba de renovar su contrato de más de diez años. También está concentrado en sacar su primer libro completo de fotografías. “Dios primero será muy pronto”, cerró el artista.

En pocas palabras

Un país: Panamá
Un plato de comida: Arroz con pollo
Un cantante: Rubén Blades
Una película: La vida secreta de Walter Mitty
Un fotógrafo: Annie Leibovitz
Un personaje: Jesucristo
Una frase: Siempre digo: “todo va a estar bien”

Comments

comments