Abordamos a cada uno de los siete candidatos a la presidencia de Panamá para que hablaran sobre el tema migratorio y así poner a nuestra comunidad en perspectiva sobre tan importante punto.

¿Qué planes tienen? ¿Habrá un nuevo crisol de razas? ¿Pondrán mano dura? ¿Una nueva política migratoria? ¡Esto fue lo que respondieron!

José Blandón (Partido Panameñista)

Yo creo que el que puede contribuir al desarrollo de Panamá porque viene a ejercer carreras que quizás en Panamá no tengamos el suficiente personal, habría que abrirle las puertas. Sin embargo, debemos tener mayores controles porque en la ciudad, por ejemplo, hay una gran cantidad de comercio informal y en gran parte son extranjeros. Ahí nos preguntamos si eso contribuye a la economía del país, y yo pienso que no.

Ana Matilde Gómez (Independiente)

Hay que tener políticas claras. Este es un país que no se puede cerrar al mundo, pero tampoco ha pasado una epidemia, ninguna mortandad ni ninguna catástrofe que amerite abrir las puertas para negociar con la nacionalidad. Eso del Crisol de Razas no es más que un modelo institucional de corrupción. Nosotros tenemos que exportar es aquel talento de conocimiento y tecnología. No me digan que debemos exportar meseros, por ejemplo. Cada país debe determinar, sin modelos inventados, lo que necesita y lo que no cuándo, cómo y dónde.

Rómulo Roux (Cambio Democrático)

Tenemos que hacer cumplir las leyes. Hay dos temas principales que están afectando a los panameños y están relacionados directamente con el empobrecimiento de las leyes migratorias. Uno es el tema del empleado porque tenemos extranjeros ocupando el  puesto de nacionales en forma ilegal y no lo podemos permitir. Tenemos que garantizar que los turistas que entren a Panamá no se queden trabajando de forma ilegal.

Marco Ameglio (Independiente)

Las leyes están claras y sí creo que hay un resentimiento de los panameños, que  a veces se le llama xenofobia y que debemos corregir porque aquí no existe eso. Aquí lo que debemos es regularizar. Las autoridades de migración tienen reglamentos que cumplir y hay que tratar de incorporar a la gente y pasar de la informalidad a la formalidad con los controles que sean necesarios a nivel de fronteras.

Ricardo Lombana (Independiente)

Lo primero, cero xenofobia. El problema de los extranjeros en Panamá no es de los venezolanos, ni los colombianos. Ellos están buscando mejores días, lo que haría cualquier panameño si acá la situación fuese igual. El problema es la anarquía migratoria permitida por nuestras instituciones. Tenemos una institucionalidad tan débil que el turista entra y se queda y hay que ponernos serios. ¿Qué proponemos? Un periodo de 90 días para todo aquel que se encuentre de manera irregular aplique a algunos de los estatus migratorios vigentes y si usted no aplica, pues debe abandonar el país. En paralelo, construir una política migratoria en base a los requerimientos del país.

Saúl Méndez (FAD)

La apertura indiscriminada de la migración en los dos últimos gobiernos trajo varios problemas al país, entre ellos el desplazo de mano de obra nacional. Las políticas migratorias deben volver a los estándares internacionales sin caer en xenofobia, al contrario debe existir una sana convivencia.

Laurentino Cortizo

Esto es fácil, ponerle control al descontrol. ¿Quién entra en tu casa? Él que a ti te dé la gana. ¿Quién se queda en tu casa? Él que a ti te dé la gana”… ¿y quién se va de tu casa? El que tú no quieres que esté en tu casa. Y esta casa se llama Panamá, entonces nosotros debemos decidir. Nosotros no necesitamos circos debajo de los semáforos, necesitamos personas que vengan a invertir y generen empleos.

 

 

 

 

 

Comments

comments