TEXTO: DW

El presidente venezolano, Nicolás Maduro, declaró en una entrevista este domingo (17.11.2019) que “ese proceso que llaman dolarización puede servir para la recuperación y despliegue de las fuerzas productivas del país y el funcionamiento de la economía”.

La declaración podría parecer contradictoria si se toma en consideración que en el discurso chavista siempre se ha demonizado cualquier influencia extranjera en el país, especialmente del “imperio” estadounidense, cuya supuesta “guerra económica”, que lleva a cabo en confabulación con la oposición venezolana, ha causado la crisis de los últimos años.

Pero, ahora, el uso de divisas extranjeras en la economía venezolana es para el mandatario caribeño “una válvula de escape”, que “gracias a Dios existe”.

Algunos podrían interpretar esto como una insinuación de que Venezuela se encamina a una dolarización formal de la economía, duramente golpeada por la hiperinflación, estimada por el Fondo Monetario Internacional (FMI) en 200.000 por ciento en 2019, y 500.000 por ciento en 2020.

Según la firma de asesoría económica venezolana Ecoanalítica, el 5 por ciento de las transacciones de productos y servicios que se realizaban en Venezuela en 2012 se pagaban con moneda extranjera, mientras que en octubre de 2019 la cifra llegó al 54 por ciento.

Sin embargo, expertos consultados por DW no creen que Maduro esté anunciando su intención de dolarizar formalmente la economía, sino solo reconociendo el uso creciente que los venezolanos hacen de divisas extranjeras -específicamente dólares, euros y pesos colombianos- para hacer frente a un bolívar débil y escaso.

PUEDES LEER LA NOTA COMPLETA AQUÍ 

Comments

comments