A 4 meses del accidente en el PH Breeze de Costa del Este, la única sobreviviente Sabrina Murillo finalmente pudo recuperar su salud, tras operaciones y larga hospitalización en el Santo Tomás y luego en el Punta Pacífica, en un proceso que será largo pero con pasos seguros. La familia ha agradecido en innumerables ocaciones el esfuerzo y dedicación del personal de ambos hospitales que contribuyeron a la milagrosa sanación de Sabrina.

La última operación que recibió fue para darle forma a su cabeza a través de una prótesis craneal a la cual se repuso magistralmente, quizás con la esperanza de volver a su casa al lado de su luchadora madre Maria Luisa Perrone, tíos y abuelos quienes viajaron a Panamá para  acompañarla con todo su cariño, en este gran paso en su recuperación.

Sabrina esta en su casa, reencontrándose con sus recuerdos, adaptándose a las nuevas circunstancias familiares, en la foto se le ve con el perro de su hermana Paola+, con una mirada de esperanza y de seguir el camino que Dios y la Vida le ha dado seguramente con un poderoso propósito.

Ella se encuentra en silla de ruedas, debe ahora preparase para su viaje de sanación, para el cual miles de familias han contribuido generosamente para que pueda acceder al mejor centro de rehabilitación en los Estados Unidos.

Esta historia que ha dado un giro hacia la esperanza ya nos ha enseñado mucho, nos ha unido como comunidad y hasta como país, las familias panameñas y residentes de Panamá fueron impactadas positivamente, se promovieron valores como la solidaridad, la compasión y la unión, una experiencia que aun sigue pero que va por muy buen camino.

#FuerzaSabri 

 

 

 

 

 

Comments

comments