Roberto “Datitos” Rivera reveló que el partido más difícil de narrar es un clásico entre el Barcelona y Madrid. Foto: Cortesía.

El narrador deportivo confesó que su próxima meta es mudarse a Estados Unidos para comenzar nuevos retos profesionales

Criticado por muchos, admirado por otros. Así suma 20 años en el periodismo deportivo Roberto Rivera. “Me han llamado hasta loco porque grito y me emociono en las transmisiones”, confesó sin vacilar. “Pero esos mismos que han criticado, ahora intentan hacer lo mismo”, agregó el comunicador panameño en uno de los estudios de la Televisora Nacional (TVN).

“Datitos”, mote que se ganó porque intenta dar la mayor cantidad de información y tips en cada uno de los juegos de fútbol que narra, recordó que su pasión por los deportes la heredó de su madre y abuela. “Mi mamá me llevaba a los estadios, incluso nos íbamos caminando y así nos regresábamos. Mi abuela, por su parte, me hablaba de hipismo”.

Sin ampliar mucho en el tema, Rivera dijo que su mamá, Tita Bustamante, también ejerció la labor de papá y está muy agradecido por su esfuerzo. “Vengo de una familia muy humilde, unida, y mi amor por el deporte viene de ahí. Yo estoy enamorado de mi carrera, me encanta trabajar y estar siempre informado”.

Cambio radical

A pesar de su interés por el mundo deportivo, “Datitos” primero estudió odontología en la Universidad Nacional. No terminó la carrera, pese a estar ya en el cuarto año. “Tuve un problema con un doctor que me aplazó una materia y me tocó retirarme”, recordó.

Tras la importante decisión, y al no poder estudiar en una universidad privada en Panamá por los altos costos, viajó hasta Costa Rica con su mamá para buscar nuevos aires. “Fue solo un tiempo”, dijo. El regreso al Istmo marcó el inicio de la carrera en radio y televisión.

“Me puse a estudiar comunicación social en la Universidad Nacional y eso me dio la oportunidad de arrancar, en 1996, en la radio, y luego el mismo año di mis primeros pasos en la televisión. La persona que más creyó en mí y me dio las primeras oportunidades fue Ricardo ‘Dicky’ Paredes, ya fallecido”, rememoró Rivera.

Su carrera iba creciendo con las influencias que tuvo desde niño viendo en televisión nacional a narradores como David Samudio, mientras que internacionalmente trataba de aprender de Luis Omar Tapia, con quien tuvo la oportunidad de compartir transmisión en el Panamá Vs. México del Hexagonal Final de la Concacaf.

“Ha sido un camino duro, de muchos altos y bajos, pero siempre he creído que la clave es ser original. No me molestan las críticas de la gente, porque siempre habrá individuos que no comulguen con tu estilo, lo que sí no comparto es aquellas personas, que en vez de trabajar, se dedican a hacer campañas para desprestigiar sin importar que uno tiene familia”, sostuvo.

Rivera, de 41 años de edad, está felizmente casado con Marubis Ríos, con quien tiene una hija de cinco años de edad llamada Alicia, la niña del minuto 28. “En todos los partidos, cuando el reloj marca ese tiempo, la nombro porque nació un día 28 de abril. Ella es lo mejor de mi vida. Todo lo hago por ella. Puedo tener mil reuniones, pero primero ella y después lo demás”, contó.

En la mira

Aunque está satisfecho por todas las oportunidades que le ha dado el periodismo deportivo en Panamá, siente que llegó el momento de salir del país. Saltar de la zona de confort y buscar nuevos retos profesionales para seguir creciendo.

“Me quiero ir a Estados Unidos. Es mi meta para 2017 o más tardar 2018. Es un sueño que tengo y voy a luchar por eso. Tengo el apoyo de mi familia y eso es lo más importante”, explicó.

Por los momentos se mantiene trabajando en la radio y televisión panameña junto a su productora Gold Dream Films. Rivera, al lado de su grupo de trabajo, produce los programas que actualmente mantiene en los medios del Istmo, todos especializados en fútbol. “Tengo mis productores, camarógrafos, todo un equipo”.

A la par de su trabajo, el confeso fanático del FC Barcelona, se dedica a hacer ejercicios y comenzar una carrera como runner. Tiene como meta correr la Maratón de Nueva York, después de su experiencia en la Media Maratón de Orlando.

Como buen panameño, no esconde las ganas de ver a la “sele” en su primer Mundial. “Estamos en buena posición. Tenemos un buen equipo y gran técnico, pese a las críticas de muchos. Creo en darle oportunidad a los extranjeros que vienen a aportar y Hernán Darío Gómez (Colombia) es uno”, cerró “Datitos”.

En pocas palabras…

Ciudad favorita: Orlando y Barcelona
Plato de comida: Arroz, porotos y carne
Película favorita: Toda la saga de Stars Wars
Un equipo: La “sele”, CD Plaza Amador y el Barcelona
Un jugador: Xavi Hernández
Una frase: “Creen en ti. Los sueños se hacen realidad”

Comments

comments