Sala de redacción

El Venezolano Internacional

Herméticos y aislados de los medios, así estuvieron voceros de la oposición venezolana sobre la agenda y resultados de unas reuniones “de rutina” en Bogotá, la capital de Colombia, que empezaron el lunes 22 y terminaron este viernes 26 de febrero.

En esta “cumbre del G4”, como muchos periodistas la calificaron, participaron representantes del gobierno interino, diplomáticos de la administración de Joe Biden, altos funcionarios del Ejecutivo colombiano y algunas organizaciones civiles que trabajan por la restitución de la democracia en Venezuela.

Curiosamente, el primero que hizo público este encuentro fue Jorge Rodríguez (PSUV), que el mismo 22 a las 8:32 AM escribió en su cuenta de Twitter que contaba con información de primera mano sobre la agenda y los temas internos que se tratarían en la “cumbre”. Dijo que “alguien del gobierno de Duque” le estaba enviando –“indignado”- información sobre los que ocurría en Bogotá.

James B. Story, embajador de EE. UU. para Venezuela, fue  un actor clave y principal de estas reuniones que ocurrieron en el Hotel JW Marriott de la calle 73 de la capital colombiana. Según conocimos, algunos de los opositores venezolanos que participaron fueron Leopoldo López, Julio Borges, Manuel Rosales, Carlos Vecchio, Carlos Paparoni, Tomás Guanipa (de forma presencial) y otros desde Caracas vía la plataforma Zoom, con varias intervenciones lideradas por Juan Guaidó.

¿Qué pasó?

Al cierre de esta edición ningún participante ha formulado una declaración oficial sobre resultados o conclusiones de los encuentros. Pero extraoficialmente El VENEZOLANO recogió los trascendidos, datos e interpretaciones a propósito de estas jornadas. Esto hay que subrayarlo: las fuentes de información del G4 (Acción Democrática, Primero Justicia, Voluntad Popular y Un Nuevo Tiempo).) que contactamos se mostraron herméticas y cuidadosas de ofrecer detalles sobre la temática de los encuentros. “No podemos declarar”, decían y callaban frente a las preguntas.

No es una conspiración

El Venezolano Colombia tuvo acceso al dirigente político Williams Dávila, dirigente de AD, quien participó de forma remota (vía Zoom) en una de las reuniones, esto nos dijo:

“Por supuesto que la dictadura de Nicolás Maduro tiene que atacar cualquier reunión o encuentro que se realice entre demócratas del mundo, porque esta dictadura, como es calificada por las Naciones Unidas, comete crímenes de Lesa Humanidad: el régimen no acepta que demócratas del mundo se reúnan para discutir la gravísima situación de Venezuela”.

Dávila descartó que este encuentro de Bogotá “entre demócratas” suponga una conspiración, porque “ninguna conspiración se hace abiertamente ni tan públicamente como el propio Jorge Rodríguez lo ha dicho; el mismo se ha encargado de decir que tiene gente que le informe, entonces si es una conspiración, mal puede ver gente que le esté informando”. Por último, el dirigente de AD aseguró que no se trata de ninguna “cosa secreta ni escondida lo que ocurrió en Bogotá”.

Lo que se supo

Los participantes de las reuniones expusieron frente a la administración de Joe Biden sus puntos de vista y “líneas estratégicas” de este año para devolver la democracia a Venezuela. Se habló de “unión, presión y coalición democrática internacional”.

Un vocero del gobierno de Duque dijo a EL VENEZOLANO que en esencia las reuniones tenía como propósito establecer el primer enlace entre la administración de Biden y el gobierno interino.

Fuentes cercanas a las reuniones reportaron que Julio Borges y Leopoldo López evidenciaron sus diferencias y seguirían caminos antagónicos frente a los desafíos políticos por venir.

No hubo consenso sobre si “las fuerzas opositoras venezolanas” participarían en las elecciones de gobernadores y alcaldes a realizarse este año. Unos decían: “hay que enviar un mensaje de unidad y llamar al electorado a las urnas”; otros, por el contrario, apoyan el abstencionismo. Fractura y posiciones muy dispares.

El régimen de sanciones fue un tema también discutido, pero la posición fue unánime: se mantienen en el tiempo y vienen más.

Algunos periodistas informaron que los participantes de “la Cumbre” se reunirían personalmente con el Presidente Iván Duque en un almuerzo, pero fuentes de Casa de Nariño desmintieron a EL VENEZOLANO esa versión.

Miembros de la oposición venezolana que hacen vida en Bogotá, comentaron a nuestra redacción que no fueron invitados a las reuniones y calificaron los encuentros como “graves y asilados que evidencia que la fractura del G4 se profundizará”.

¿Qué dijeron el embajador Story y el presidente Guaidó ?

Tanto el embajador Story como Juan Guaidó comparecieron en un LIVE por redes sociales el jueves 25 de febrero y, entre otros temas, hicieron mención a las reuniones en Bogotá. En esta conversación pública quedó claro que la administración de Joe Biden mantiene su respaldo al gobierno interino: “Señor Presidente”, le dijo Story a Guaidó en más de seis oportunidades.

“Lo que pasó en la capital de Colombia fue una reunión de rutina entre una Delegación Presidencial del interinato y el gobierno de Estados Unidos, de Colombia y otros aliados”, dijo Guaidó con la bandera de Venezuela de fondo y su pequeña hija Miranda en brazos que apareció unos minutos en la pantalla.

Según precisó esta misma semana “la Delegación” continuará una gira por otros países y se dirigirán al Parlamento Europeo para “buscar apoyo a nuestro país y presentar nuestro plan de trabajo”. En estas reuniones acordamos “la mejor unidad posible para ejercer presión, con el apoyo internacional, contra la dictadura”. Sobre el “plan de trabajo” detalló convocatorias de calles y “más unidad” hasta lograr elecciones libres en Venezuela.

“Las sanciones se mantienen”, completó Story quien precisó que Jorge Rodríguez “lo atacó” por reunirse con “la delegación presidencial”.  La necesidad de “negociar” la entrada de ayuda humanitaria y vacunas contra el Covid-19 también formó parte de las conversaciones.

 

 

 

 

Comments

comments