A través de Bloomberg, se conoció que el Banco Central de Venezuela depende cada vez más de su contraparte española para transferir y recibir fondos en el extranjero en un momento en que las sanciones de Estados Unidos han llevado a muchos bancos e instituciones financieras grandes a evitar cualquier trato real o percibido con el régimen socialista.

Los funcionarios del banco central venezolano están diciendo a los contratistas que pasar por el Banco de España es una opción para hacer y recibir pagos fuera del país, y advirtieron que aún puede tomar al menos un mes para liquidar las transacciones debido al mayor escrutinio, una de las personas dijo.

El gobierno español ha mantenido hábilmente las relaciones tanto con Maduro como con el opositor Juan Guaidó, reconocido por más de 50 países como el líder legítimo de la nación devastada por la crisis. Mientras que un importante aliado de Guaido, Leopoldo López, ha estado viviendo en la residencia oficial del embajador español en Caracas durante meses , el gobierno español aún mantiene relaciones normales con Maduro y sus aliados.

La ayuda del Banco de España llega en un momento crítico para la asediada administración de Maduro después de que el banco estatal Ziraat , el mayor banco de Turquía por activos, dejó de ofrecer sus servicios para mover dinero. El sistema financiero de los EE. UU. Está fuera de lugar y los proveedores a veces tienen que esperar semanas para encontrar una cuenta que funcione para hacer pagos al gobierno. A menudo terminan confiando en instituciones financieras remotas desde Europa del Este hasta Asia.

Un portavoz del Banco de España declinó hacer comentarios. Un funcionario de prensa del banco central de Venezuela dirigió preguntas al presidente del banco, Calixto Ortega, quien no respondió.

Ampliación de sanciones

Desde que el presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, asumió el cargo hace tres años, ha impuesto sanciones a más de 100 personas y entidades venezolanas, incluido el banco central, para aumentar la presión sobre Maduro con la esperanza de un cambio de régimen. Estados Unidos ha aumentado sus maniobras contra Maduro y el apoyo a Guaidó este año, pero el statu quo permanece.

Como consecuencia del mayor escrutinio, y el acceso muy limitado a dólares, el banco central está realizando más transacciones en euros, a veces ofreciendo a los clientes locales acceso a euros en efectivo. Ese cambio haría del Banco de España una opción atractiva sobre otros bancos fuera de la eurozona.

La disposición del Banco de España para mover el dinero de Venezuela es legal dentro del sistema de corresponsalía bancaria, en el que países, empresas y consumidores envían billones de dólares en pagos en todo el mundo. En algunos casos, los bancos corresponsales aumentan el escrutinio cuando tratan con países bajo sanciones financieras o señalados como riesgos de lavado de dinero.

Las sanciones impuestas contra Venezuela por la Unión Europea, de la que España forma parte, incluyen un embargo a la venta de armas, así como una prohibición de viajar y congelamiento de activos para 18 funcionarios considerados responsables de violaciones de derechos humanos.

Dentro de Europa, España recibe con mucho el mayor número de inmigrantes venezolanos que huyen del caos en su país de origen. Si bien España reconoce a Guaidó como el líder legítimo del país, todavía alberga al embajador designado por Maduro en Madrid, así como a un representante elegido por la oposición.

A pesar de que Repsol , la compañía petrolera más grande de España , dejó de enviar gasolina a Venezuela en marzo, la compañía todavía suministra diesel con bajo contenido de azufre a cambio de petróleo crudo venezolano.

Para protegerse de los efectos de las sanciones, el gobierno de Venezuela ha estado considerando la posibilidad de cambiar a un sistema de mensajería de pagos internacionales operado por Rusia como una alternativa al sistema SWIFT que utilizan la mayoría de las instituciones financieras.

Estados Unidos pide a la UE imponer más sanciones al gobierno de Maduro

“Esperamos que la UE hará rápido aquello sobre lo que ha estado hablando, que es imponer sanciones personales adicionales”, declaró este lunes el diplomático estadounidense durante una conferencia organizada por el centro de estudios German Marshall Fund en Bruselas, donde se reúne con funcionarios comunitarios.

El político se mostró esperanzado en que de ese modo “el impacto psicológico, político y personal” sobre el régimen contribuya a “un regreso pacífico y negociado a la democracia y la prosperidad” en Venezuela.

Hasta ahora, la UE ha sancionado a 18 personas que considera que han incumplido los principios democráticos y el Estado de derecho y que son responsables de “graves violaciones de los derechos humanos”, pero se resiste a ampliar esa lista.

Bruselas les ha prohibido viajar a su territorio y les ha congelado los activos que puedan tener en suelo europeo.

Sin embargo, Abrams apuntó que el rechazo de los Veintiocho a aprobar medidas punitivas adicionales es “un error de cálculo”.

Agregó que la UE afirma que no impondrá nuevas sanciones mientras perduren las negociaciones auspiciadas por Noruega, pero que si fracasan sí lo hará.

“¿Por qué no imponerlas ahora con la esperanza de que esa presión adicional empuje al régimen hacia un compromiso?”, se preguntó, e insistió en que las reticencias del club comunitario “no han sido de ayuda” en la negociación.

De hecho, subrayó que desde su perspectiva, nuevas sanciones “hacen más probable” el éxito en las conversaciones entre Gobierno y oposición.

Abrams aseguró que un número de personas vinculadas al régimen de Maduro superior a los dieciocho individuos ya castigados por la UE “están usando Europa como una especie de complejo turístico”.

“Envían a sus familias aquí, sus esposas, sus amantes, sus hijos, sus cuentas bancarias están aquí... Tenemos informaciones reiteradas sobre las mansiones que compran, las salidas a discotecas de sus hijos adolescentes. Eso no debería estar pasando”, comentó.

Preguntado por si espera un cambio en la política de la UE sobre Venezuela con el próximo jefe de la diplomacia comunitaria y actual ministro español de Exteriores en funciones, Josep Borrell, quien en mayo criticó que Washington actuara como “un cowboy” en la crisis venezolana, Abrams respondió que aún no ha conocido al político español, pero manifestó su deseo de trabajar con él.

Recordó que Estados Unidos ya rechazó el término “cowboy” y que lo consideró “una declaración poco útil”.

Sobre las informaciones aparecidas en la prensa relativas a diferentes contactos entre la Casa Blanca y miembros del Gobierno de Maduro, reconoció que Washington habla con el régimen, si bien explicó que esos intercambios no implican que haya una negociación en marcha entre ambas partes.

Hay una negociación y es la auspiciada por Noruega”, sentenció.

Añadió que el resultado final debe ser la sustitución del Gobierno de Maduro por un Ejecutivo de transición y la convocatoria de elecciones “libres”. También calificó de “ridícula” la idea de que Maduro organice esos comicios. 

Con información de EFE

Comments

comments