Los principales partidos opositores de Venezuela acordaron no participar en las elecciones presidenciales de abril ante la falta de condiciones electorales, decisión que eleva las tensiones políticas y amenaza con profundizar la crisis que enfrenta el país suramericano agobiado por una desbocada inflación de cuatro dígitos y una severa escasez de alimentos y medicinas.

El vicepresidente del partido Acción Democrática, diputado Edgar Zambrano, dijo a The Associated Press que su organización y las fuerzas Primero Justicia y Un Nuevo Tiempo decidieron sumarse a la postura de Voluntad Popular, la tercera fuerza opositora, de no acudir a los comicios.

“Necesitamos el conjunto de todas las fuerzas de la oposición y desde ese punto de vista si no está Voluntad Popular, si no está Primero Justicia, si no está Un Nuevo Tiempo, pues se hace muy cuesta arriba ir contra una matriz que se va a generar a favor de la no participación”, indicó el dirigente.

Primero Justicia, que es la mayor fuerza opositora, anunció que ante la negativa del gobierno de otorgar las garantías electorales –tales como auditorías, observación internacional, el voto de todos los venezolanos en el exterior y el respeto a los plazos electorales– decidió no participar en el proceso, que consideró como “fraudulento”.

El Consejo Nacional Electoral (CNE) –controlado por el oficialismo– inhabilitó este mes a Voluntad Popular y Primero Justicia para inscribir candidatos.

La oposición rechazó la convocatoria a elecciones presidenciales para el 22 de abril que fijó el CNE alegando que la fecha no se ajusta a las regulaciones locales que establecen un plazo mínimo anticipado de seis meses.

Durante las negociaciones que mantuvieron por más de un mes el gobierno y la oposición en República Dominicana la coalición opositora exigió que las elecciones presidenciales se cambiaran para la segunda mitad del año, que se designaran nuevos directivos del CNE y que se permitiera la presencia de observadores internacionales independientes apoyados por Naciones Unidas. Sin embargo, el diálogo fracasó ante la decisión del oficialismo de adelantar las elecciones presidenciales.

La presidenta del CNE, Tibisay Lucena, anunció que el organismo entregó a la Secretaría General de la ONU la invitación para integrar una misión de acompañamiento y observación de los comicios de abril, según reseñó la estatal Agencia Venezolana de Noticias.

En tanto- el vicepresidente del oficialista Partido Socialista Unido de Venezuela, Diosdado Cabello, dijo el martes a una radio estatal que propondrá a la Constituyente que el 22 de abril también se elijan los diputados de la Asamblea Nacional. El Congreso -que es controlado por la oposición- fue electo en diciembre de 2015 para legislar por un período de cinco años, según lo previsto en la constitución.

Comments

comments