Via presidenciave.com

Presidente (E) de la República, Juan Guaidó, comunicó al país su disposición para conformar un Gobierno de Emergencia Nacional con todos los sectores políticos para implementar un plan de salvación nacional ante la emergencia del coronavirus.

Los estudios indican que Venezuela podría convertirse en el país con mayor infectados y muertos de la región, por lo que necesitamos acceder de manera urgente a financiamiento y ayuda internacional que solo podrá obtener sin Nicolas Maduro en Miraflores.

A continuación, el comunicado íntegro del Presidente Guaidó a la nación:

Primero que todo, debo enviar mi solidaridad a todos los familiares de los fallecidos por la pandemia, y en general a todos los que han sufrido por la destrucción del Estado, el que hoy debería estar protegiendo a su gente y no persiguiéndolo.

También a los que no encontraron tratamiento de quimioterapia, llegaron a tiempo para su diálisis o los que están lejos preocupados por sus familias. Vivimos en una emergencia hace mucho.

Tengo en mis manos el informe que nuestros médicos y expertos realizaron sobre el impacto que el coronavirus tendrá en nuestro país, así como las medidas urgentes que debemos tomar para enfrentar la pandemia.

Los resultados de este informe son bastante preocupantes, pero yo he asumido el compromiso de hablarles siempre con la verdad, por más dura que sea.

Lamentablemente todo indica que nuestra situación se va a agravar muchísimo más debido a la destrucción de nuestro país, la emergencia humanitaria y la destrucción de la industria petrolera.

En las próximas semanas, Venezuela podría ser el país con más infectados y fallecidos de la región. La dictadura jamás lo va a reconocer, y buscarán ocultar cifras, la tasa de contagio, los enfermos graves y los problemas que enfrentamos podrían ser mucho mayores por la escazes de agua, gasolina, comida, gas o luz. Haciéndonos mas dura nuestra ya complicada realidad.
No son opciones decidirnos entre morir del virus o de hambre, debemos vivir con dignidad.

Esto debe llenarnos de profunda preocupación, y entender que no se tratan de números, si no de seres humanos entre los cuales podemos estar tú, yo o nuestras familias.

Todos rogamos que ese escenario no llegue, que se descubra el tratamientos a tiempo y que la vacuna llegue antes de que esto sea demasiado tarde, pero lo responsable es prepararnos para afrontar esta realidad para mitigar su impacto.

La respuesta no puede ser el pánico o el miedo, sino soluciones.

Para eso preparamos el plan José María Vargas que incluye medidas urgentes como:

  • La entrada de insumos para nuestros médicos, enfermeras, y hospitales.
  • La llegada de la ayuda alimentaria y la asignación directa de dinero para las familias que dependen del día a día puedan permanecer en sus casas, empezando con los sectores más vulnerables.
  • La construcción de pozos subterráneos para abastecer de agua a nuestros hospitales.

Pero sobre todo, el plan incluye la necesidad de solicitar en una primera instancia 1200 millones de dólares a los organismos financieros internacionales para poder hacer lo que realmente puede evitar que hayan más muertes en nuestro país.

Necesitamos todos, asumir ya que todo eso no será posible si el Sr. Nicolás Maduro, quien no es reconocido por el mundo ni las multilaterales, continúa usurpando funciones y negando la realidad en la que se encuentra producto de sus errores y soberbia.

Esto no es un tema político, esto no es una opinión de Juan Guaidó, es una realidad incuestionable: para evitar muertes necesitamos millones de dólares en financiamiento internacional que nadie dará a una persona que es desconocido por el mundo y está acusado judicialmente por cargos de narcotráfico y terrorismo internacional.

Los que rodean a Maduro deben entender la gravedad de las acusaciones, y que es absolutamente imposible que bajo su usurpación exista ningún tipo de solución para el país o nuestras familias, sus familias.

Repito, esto no es un tema político, ni de pugna por el poder, es un tema humanitario en el que esta involucrada la justicia internacional.

Es por eso, que tras mucho meditar y tras diversas conversaciones con nuestros aliados, ha llegado el momento de plantear la necesidad de conformar un Gobierno de Emergencia Nacional que pueda implementar el Plan José María Vargas y salvar a Venezuela.

Este Gobierno, por razones obvias, no puede ser encabezado por alguien acusado de narcotráfico, pero tampoco puede ser un Gobierno conformado únicamente por las fuerzas que representamos.

A quienes me apoyan y han apoyado en este camino, debo decirles que debemos ser realistas: para que sea posible y para que sea sostenible, un Gobierno de emergencia nacional no puede estar conformado sólo por quienes piensan como nosotros. Y tampoco puede estar conformado sólo por nosotros y quienes hoy sostienen a la dictadura: debe ser amplio e incluir a todos los sectores políticos y sociales necesarios para afrontar esta grave emergencia que se nos viene.

En concreto planteo:

1. Instalar un Gobierno de Emergencia Nacional que incluya a todos los sectores políticos del país. Este Gobierno de emergencia delegará en el Consejo de Estado paritario la decisiones fundamentales en manejo del Estado, Atención de la emergencia, estabilidad y reconciliación del país.

2. Abrir un canal humanitario que permita la entrada inmediata de la ayuda internacional

3. La solicitud de un préstamo inicial de 1200 millones de dólares para atender la emergencia y asignar recursos directos a cada familia que depende del día a día, iniciando por los mas vulnerables. Las gestiones que hemos adelantado nos permiten afirmar que esto es absolutamente posible si conformamos un Gobierno de Emergencia.

4. La aprobación en la Asamblea Nacional de una nueva ley de garantías, estabilización democrática y reconciliación nacional. Por supuesto que violación a los derechos humanos no están contempladas.

Para lograrlo, todos tenemos que poner de nuestra parte.

Nosotros ponemos nuestra legitimidad, el respaldo popular, y la articulación para tener acceso a financiamiento y ayuda internacional. De igual manera garantizamos que cumpliremos con todas las obligaciones que han sido contraídas con otras naciones, indistintamente de su posición política.

La Fuerza Armada debe poner su poder al servicio del pueblo y garantizar la estabilidad del país.

Los actores políticos que hacen vida en el Estado deben poner sus recursos políticos para la gobernabilidad y reconciliación del país.

Y la comunidad internacional debe respaldar las intermediaciones, ser el garante de las condiciones que sean necesarias así como del apoyo financiero, político y humanitario que necesitamos.

Lo más fácil sería que el dictador acepte los términos que sólo quienes lo sostienen y nuestros aliados internacionales pueden plantearle.

Pero de no ser posible, no podemos resignarnos a que todo un país sufra miles de muertes por el egoísmo y soberbia de un hombre en el poder.

Por eso, extiendo un llamado muy claro a quienes hoy pueden lograr que esto se haga realidad, las fuerzas políticas y militares que hoy mantienen el control del Estado.

De no hacerlo, estarían condenando a todo nuestro país, incluidos ustedes y sus familias, a una catástrofe humanitaria la cual nos obligaría a aplicar la responsabilidad de proteger.

Todo esto es posible, tenemos antecedentes histórico en nuestro país, como en el año 58, así como en la región. Hemos desarrollado las capacidades, tenemos un plan y una estrategia para salvar a los millones de venezolanos.

EL MOMENTO ES AHORA.

Sólo de esa manera podremos proteger la vida de millones de Venezolanos.

Y hoy en el aniversario 270 de Miranda, el precursor, sigamos luchando por nuestra dignidad y segunda independencia protegiendo a los nuestro.

A cuidarnos y evitar que se propague el virus, esta en nuestras manos

Seguimos adelante.

Dios bendiga a Venezuela, mucha salud

Presidente (E) de la República, Juan Guaidó.

Comments

comments