El clásico Barcelona-Real Madrid, de la 10ª jornada del campeonato español, que debía jugarse el 26 de octubre en la capital catalana, ha sido aplazado a una fecha que deberán acordar ambos clubes, debido a la tensión existente en Cataluña por las protestas independentistas.

El comité de competición, órgano disciplinario de la Federación Española de Fútbol (RFEF), acordó “el aplazamiento del encuentro previsto para el día 26 de octubre de 2019 por concurrir causas excepcionales” en una decisión hecha pública este viernes.

Comments

comments