Javier Lamarca e Isaac Villaverde. Fotos: Corina Briceño.

El evento Panazuela Gastronómica ofreció un menú con los platos más representativos de ambos países, en el marco de la iniciativa Qué Xopa Chamo, en pro de la inclusión

Arepitas y torrejitas, asado negro y arroz con guandú. Panamá y Venezuela se encontraron en la cocina del restaurante El Mercadito Biológico, de la mano del chef venezolano Javier Lamarca y el cocinero panameño Isaac Villaverde, para enviar un mensaje de unión en el día del amor y la amistad.

Como parte de la iniciativa Qué Xopa Chamo, que busca promover la hermandad entre venezolanos y panameños, el evento Panazuela Gastronómica ofreció un menú que combinó los sabores más distintivos de la cultura culinaria de ambos países. “Queremos quitar las barreras y abrir las fronteras del mundo en general. Es un trabajo en el que cada uno debe sembrar una semilla de forma individual”, dijo Lamarca.

Villaverde, representante del grupo afropanameño La Tapa del Coco afirmó que ha trabajado con venezolanos en más de una ocasión y no es la primera vez que se reúne con Lamarca. “Gran parte de la comunidad afropanameña fue inmigrante y por eso me pongo en los zapatos de los que hoy están llegando al país. Hay muchas cosas que mejorar en cuanto a la inmigración, pero siempre he sido un promotor de la inclusión”, destacó.

Qué Xopa Chamo es una propuesta de los creadores del local Super Mini Diablo Rosso, que apoya el talento local y extranjero.

Comments

comments