El drama de la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo  cobra  vida en los diferentes  pueblos interioranos y en algunas comunidades de la ciudad  capital, donde ya es tradición, para  Semana  Santa, la conmemoración de esta fecha, que congrega a fieles cristianos y  amantes del turismo  religioso.

Por el éxodo  de nacionales y extranjeros a sitios donde se realizan obras teatrales sobre la pasión de Cristo, la Autoridad de Turismo de Panamá (ATP) apoya el talento de actores nacionales que encarnan a personajes bíblicos que tuvieron un rol protagónico en aquella época.

El año pasado, tan solo en el Casco Antiguo de la Ciudad Capital, patrimonio histórico de la humanidad y con un circuito de seis iglesias, concurrieron 48,586 personas el Jueves y Viernes Santos, la mayoría  con la intención de visitar 7 iglesias, una costumbre popular  que simboliza el acompañamiento de los fieles a Jesús.

 El turismo religioso se incrementa en Semana  Santa en la región de Azuero, aseguró Merielis Martínez, coordinadora  provincial  de la ATP en provincias centrales, “el impacto económico es alto para esta época por el aumento de visitantes, quienes participan de los  eventos  religiosos”.

En los distritos de Aguadulce, La Pintada y Antón, en la provincia de Coclé;las comunidades de Río de Jesús y Montijo, en la provincia de Veraguas; y los distritos de Pesé y Parita en la provincia de Herrera se realizan obras teatrales en horas de la noche, al finalizar la eucaristía.

El Cocal de Las Tablas, Guararé y La Villa de Los Santos también presentan dramas de pasajes de las Sagradas Escrituras, que narran el Víacrucis de Jesús, que culmina con su crucifixión.

 Desde 1965 turistas  y residentes de estas comunidades  han sido testigos de estas  presentaciones, que cada año, incorpora  a  nuevos actores que relatan en su totalidad 55 páginas de diálogo, en la que actúan padres, hijos y hasta nietos.

El sacerdote Emilio González de la Parroquia San Atanasio de La Villa de Los Santos, indicó que la Semana Santa es tiempo de reflexión, oración y conviviencia  familiar”.  

El Jueves Santos se realiza la misa de la Cena del Señor, la procesión del silencio (varones) y la adoración al Santísimo; mientras que el  Santo Viacrucis, el Viernes Santos, de  9:00 a.m. a 3:00 p.m.  y a las 7:00 p.m. el sermón de las 7 palabras.

Luego, la procesión del Viernes Santos, a las 10:00 p.m. la cual culmina a las 3:00  a.m. (madrugada) del Sábado Santo. Ese día a las  8:00 p.m. se lleva a cabo la procesión de la Soledad de María y a las 9:00 p.m. la solemne vigilia pascual; en tanto, el domingo de resurrección, a las 9:00 a.m. la eucaristía y a las 5:00 p.m. la oración del resucitado, que es el último acto  conmemorativo.

El cura señaló que estas manifestaciones religiosas atraen la llegada de capitalinos y de extranjeros sobre todo de Europa amantes  de la cultura religiosa.

 Laura de Araúz, presidenta de la Cámara de Turismo de Herrera, señaló  que  la Semana Santa siempre impacta la economía de la región. “Aunque un porcentaje de los visitantes se hospeda en casa de familiares siempre  consumen  en alimentos, compras de artesanías y en traslado a sitios donde se  realizan los actos religiosos”, destacó.

Los turistas nacionales optan por trasladarse al distrito de Pesé, en Herrera, donde ya es tradición la realización del” Viacrucis Viviente”,  uno de los atractivos del turismo religioso en la región, destacó  Julissa  Sánchez, del grupo de touroperadores  de Cubitá Tour, en la ciudad de Chitré.

El lugar más visitado por los  nacionales -el Sábado Santo- es Isla Iguana; mientras que el extranjero llega al país con un cronograma de rutas elaborado desde uno o dos años antes de viajar. “Hay  un grupo de estadounidense  que llega este 29 de marzo e inicia gira el 30 de marzo.

Comments

comments