Tres artículos publicados esta semana en diarios nacionales, internacionales y paginas web son dignos de ser leídos y replicados en toda su extensión.  Me refiero a los escritos del Asdrúbal Aguiar,  profesor y abogado que ejerció como Juez de la Corte Interamericana de Derechos Humanos.  Carlos Blanco, economista, investigador de desarrollo político e institucional,  ex Ministro y Presidente de la Comisión Presidencial para la Reforma del Estado y José Toro Hardy, economista, profesor de varias universidades, ex miembro principal del Directorio de Petróleos de Venezuela y autor de casi una decena de libros.  Los tres comentan la actualidad venezolana y como ésta es vista por la comunidad internacional.

Aguiar, en el artículo “Recemos luego del informe Almagro”,  hace una detallada revisión del mismo el cual fue presentado el pasado 30 de mayo por el panel de especialistas de la OEA sobre los crímenes de lesa humanidad perpetrados por el régimen de Maduro, el cual, a su juicio que comparto, “debería producir una reacción severa, colectiva y unánime…. Reclama adhesión activa y forja de una memoria nacional que a todos los venezolanos nos diga: ¡Nunca más!”

131 víctimas de asesinatos por protestas, 8.292 ejecuciones extrajudiciales,  allanamientos ilegales y violentos de viviendas, 289 víctimas de torturas,  violaciones sexuales, golpes, electricidad, 12 mil personas llevadas tras las rejas arbitrariamente por la dictadura de Maduro entre 2014 y 2018 y más de mil presos políticos son algunos de los datos que llaman la atención de Aguiar y el mundo entero.

“Maduro está en la situación más débil que haya estado jamás. Puede mantenerse por la represión, pero sus resortes políticos están muertos o agonizan”.  Así lo expresa Carlos Blanco en su articulo “¡Ríndete! ¡Estás rodeado!”, en el que refiere  la perdida de adhesiones a Maduro por parte del sector militar hoy sometido a represalias sin precedentes, así como, el aislamiento de la comunidad internacional que no quiere contagiarse del madurismo prefiriendo apartarse unos, y enfrentarse otros.

El escrito de Blanco hace alusión a la grave crisis económica del país y la imposibilidad que la administración de Maduro cumpla con los compromisos de exportación de petróleo,  se acabaron los reales, el bolívar no vale nada, la situación es inmanejable por quien detenta el poder ya que él es su causa. “La protesta social podrá ser reprimida, pero no suprimida” afirma.

El poder de la fuerza bruta es lo que le queda a un régimen ya desconocido y rechazado por los gobiernos democráticos del mundo y por los venezolanos que luchan por sobrevivir… porque en el país no se vive, se sobrevive.  La escases de alimentos y medicinas aunados a la inseguridad que nos asecha en cada rincón del territorio nacional, es insoportable.

José Toro Hardy se hace entonces una treintena de preguntas en su escrito  ¿Es viable? de las que rescatamos:

“¿Es viable una administración que se enfrenta a la hiperinflación más alta del hemisferio occidental en toda su historia… que ha llevado el aparato productivo del país a la destrucción masiva a través de expropiaciones, controles y decisiones aberrantes de políticas públicas … que se le han cerrado las puertas del financiamiento internacional, incluidos las de países que se suponían cercanos aliados, como es el caso de China?…

¿Es viable una administración que más que nunca depende del petróleo, pero cuyos niveles de producción caen vertiginosamente y cuyos activos en el exterior están siendo cada vez más amenazados de embargo en otros países por decisión de tribunales y árbitros internacionales ante el incumplimiento de pagos y contratos… una administración que ha llevado a la población a enfrentar una escasez perniciosa de todos los bienes, y en especial de alimentos y medicinas… en la cual la salud ha colapsado… que ha permitido la reaparición de enfermedades que se creían eliminadas y de otras que se creían controladas… que ha llevado los servicios públicos al colapso, donde los cortes de agua y de electricidad son cada vez más frecuentes?…

¿Es viable una administración en la cual el transporte público ha colapsado y la gente es transportada como ganado en camiones?¿Es viable una administración cuyos funcionarios en número creciente están siendo sancionados por una cantidad cada vez mayor de países… dónde los casos de corrupción que se manejan asombran al mundo entero… que enfrenta acusaciones por violaciones de derechos humanos como las que formuló el panel de expertos designado por la OEA… en la cual las acusaciones de narcotráfico son cada día más abrumadoras y sus líderes enfrentan la amenaza de ser llevados ante la Corte Penal Internacional?”

¡No es viable, está rodeado, recemos para que se acabe!

@NituPerez

pereznitu@gmail.com

 

Comments

comments