Los jugadores de los Bravos de Atlanta: Dansby Swanson (i), Ozzie Albies (2i) y Ronald Acuna Jr (d) fueron registrados el pasado viernes, durante un entrenamiento de pretemporada, en el parque Truist de Atlanta (Georgia, EE.UU.). EFE/Erik S. Lesser

David Alejandro Chacón

@DavidChacon30

Cuando cerraba esta edición, MLB anunció que la temporada 2020 de las Grandes Ligas arranca el 23 de julio con dos partidos. A primera hora los Yankees de Nueva York visitando a los campeones Nacionales de Washington y luego Gigantes de San Francisco vs Dodgers de Los Ángeles.

La mesa está servida. Play ball en la mejor liga del mundo, aún con el nuevo coronavirus (COVID-19) acechando y con nuevos rebrotes en el país más afectado por la pandemia, Estados Unidos.

Los partidos, hasta el cierre de edición, se disputarán sin público, según lo recomendado por los organismos de seguridad. MLB, incluso, preparó un estricto programa de bioseguridad para todo el personal involucrado en la campaña 2020, de apenas 60 juegos por organización.

Decisiones

Los lineamientos de higiene y seguridad, al parecer, no convencieron a varios peloteros que han decidido no jugar este año y esperar hasta 2021. Han puesto la familia y la salud por delante.

Son decisiones completamente entendibles. No hay que criticar más allá como han hecho varios fanáticos, que amén de lo que leen en redes o medios de comunicación, no conocen más allá del entorno. Los peloteros son humanos, no máquinas.

Entre los peloteros que han decidido no participar, está el lanzador venezolano Félix Hernández, quien buscaba un puesto en la rotación de los Bravos de Atlanta. La decisión de “El Rey” llamó la atención de propios y extraños porque Hernández había llegado con un ánimo increíble a los entrenamientos. Al menos así lo expresaba por sus redes sociales.

Un día después de que los Bravos anunciaran que cuatro de sus jugadores habían dado positivo por COVID-19, entre ellos Freddie Freeman, Félix Hernández, anunció su retiro de la campaña 2020.

“La naturaleza humana es procesar estas cosas, ya que hay miembros de la familia involucrados”, dijo Brian Snitker, mánager de los Bravos, sobre la decisión de Hernández.

Otros peloteros que han decidido no jugar, son: Ryan Zimmerman, Joe Ross y Welington Castillo (Washington), Ian Desmond (Colorado), Mike Leake y Nick Markakis.

¿Y qué pasa con los peloteros que no deciden jugar?

“Hay dos vertientes”, dijo Félix Luzón, agente certificado por la Asociación de Peloteros de MLB. “El jugador que decide no jugar y no está enfermo, pierde su temporada en tiempo de servicio y salario. Esa decisión la pueden tomar, inclusive, con la temporada andando.

Y están los jugadores que mediante examenes comprueban que ponen en riesgo su salud, de la familia o los mismos compañeros, van a ganar salario y tiempo de servicio”.

Comments

comments