María Virginia Caldera en el estudio junto al cantautor panameño Rubén Blades. Foto: Cortesía MV Caldera.

En septiembre de este año estará disponible su EP, cuyo sencillo promocional es ”Un sueño mío”, que se estrena en mayo

María Virginia Caldera apenas inicia su carrera musical y está entrando por la puerta grande. La cantante venezolana, licenciada en música de la universidad Cecilio Acosta de Maracaibo, Venezuela, viene con todo y ya graba temas con artistas de talla mundial.

En septiembre de este año estará disponible su Extended Play (EP), que cuenta con la participación de una leyenda musical, el panameño Rubén Blades, quien la acompaña en el tema “La Duda”, un sencillo de su autoría junto al compositor venezolano Ricardo Portillo.

“Siempre quise ser músico, estudiar en la universidad, formarme, prepararme para salir a la calle. Mi familia siempre me apoyó y eso me facilitó muchas cosas”, dijo Caldera, quien define su estilo como “LatinPop-Indie”.

La cantautora de 31 años de edad, residenciada en Nueva York desde hace tres años, dio sus primeros pasos en el reality show venezolano “Camino a la fama”, competencia en la que obtuvo el segundo lugar. Después de esa experiencia creó en Maracaibo la banda Tensión Libre con la que tuvo bastante éxito, pero, según confiesa, salió de Venezuela para ir por más.

Encuentro especial

El destino la puso frente a Rubén Blades, un personaje que siempre vio como inalcanzable y que ahora es su amigo. “Lo vi en un evento, me acerqué a saludarlo pues ya lo conocía desde la vez que abrí su concierto junto a Marc Anthony en Maracaibo e intercambiamos contactos”, confesó Caldera. La relación se mantuvo vía email.

“Un día hablando me pregunta qué voy hacer el 22 de agosto (2016), y le cuento que ese día estaba de cumpleaños. Había preparado una reunión con amigos y decidí invitarlo. Fue el primero en llegar. Llevó discos de música y una botella de vino. Mi cumpleaños se convirtió en un conversatorio con Rubén. Nadie lo podía creer. Fue una noche grandiosa que se extendió hasta las 7:00 am del otro día”, recordó.

De esa reunión nació la idea de cantar juntos “La Duda”. Blades se mostró dispuesto en todo momento y pidió algo que dejó asombrada a la cantante. “Durante la grabación me dice, ‘oye, ¿yo no voy a grabar coros?’. Con mucha pena le dije: ¡Vente pues! No quería poner a semejante estrella a hacer los coros. En realidad, jamás imaginé cantar con Rubén Blades”, confesó.

La experiencia, que Caldera recuerda como una “clase magistral”, les sirvió, además, para hablar de Venezuela y Panamá. “Conversamos de política, de su gestión como ministro de turismo, de los artistas de Panamá y del equipo de fútbol panameño”. La artista conoce muy poco el Istmo y quiere visitar las ruinas de Panamá Viejo.

Caldera sigue trabajando y soñando, ahora con montarse, algún día, en la tarima de Rock In Río, un festival que se hace en Brasil, España y Portugal. “Estuve en el 2008 dentro del público y fue algo inolvidable”, dijo la marabina, cuya influencia musical va desde la gaita zuliana, pasando por Oscar de León, Ricardo Montaner, Guaco, ABBA y Amy Winehouse.

En pocas palabras…

Una ciudad: Maracaibo.
Un plato de comida: Pabellón venezolano.
Un libro: Love is a mix tape de Rob Sheffield.
Un cantante: Amy Winehouse.
Una canción: Imitation of life – REM.
Un personaje que admires: Nina Simone.
Una frase que siempre aplicas: Piensa bien y acertarás.

Comments

comments