Miguel Cabrera, de los Tigres de Detroit, es el deportista venezolano mejor pagado del momento. Foto: Cortesía.

Este título bien pudiera abarcar a otros deportistas venezolanos que hacen vida en el exterior y han dicho públicamente que están en contra del Gobierno que lidera Nicolás Maduro en Venezuela, pero puse al primera base de los Tigres de Detroit, porque es, por lejos, el que más dinero cobra en 2017.

 

“Miggy” es el cuarto pelotero mejor pagado en todas las Grandes Ligas y número uno entre los jugadores latinoamericanos, devengando este año la astronómica cantidad de 28 millones de dólares, o lo que es igual a 4.6 millones de billetes verdes al mes, 1,1 millones semanales o 166 mil dólares diarios.

 

Y con todo y esto, Maduro dice que a Cabrera y otros colegas les están pagando para que hablen mal en contra de su aciago y mediocre Gobierno. ¿En serio? ¿Qué más dinero puede pedir Cabrera? Como él mismo ha dicho, no le gusta hablar de política, pero le tocó, era la hora de levantar la voz.

 

Imagínense que si por hacer lo que le gusta cobra 28 millones de dólares, cuánto habrá que darle para que haga algo que no disfruta. Es realmente bochornoso el papel del tirano de Miraflores. No seas balurdo, pana, si de algo sabe el venezolano es de la vida de sus deportistas, y sobre todo si juega béisbol.

 

Al igual que Miguel, peloteros grandeliga como Francisco Cervelli, Salvador Pérez, Miguel Montero, Alcides Escobar, entr otros han levantado la voz en contra de la fuerte represión que atraviesa el pueblo venezolano.

 

Ellos no están solos, porque los futbolistas también han hablado. Tomás Rincón, Roberto Rosales, Salomón Rondón y varios más, al igual que los del baloncesto como Heberth Bayona y Michael Carrera. Todo con una sola consigna: ¡Basta ya!

 

Hablando de “Miggy”

 

Cuando cerraba esta edición leía un comentario en Twitter del periodista Jon Morosi, quien adelantó que Detroit estaría dispuesto a hacer una “movida de mata” con sus jugadores si para el Juego de Estrellas (marca la mitad de la temporada) el equipo no mejora su récord.

 

Esa “movida de mata” incluiría a Miguel Cabrera. Literalmente no se salvaría nadie. Cualquier equipo, seamos claros, desearía tener al de Maracay en su line up con todo y las lesiones de los últimos meses, pero su gran detalle es lo costoso, pues tiene contrato garantizado hasta el 2023 a razón de 31 millones de dólares en promedio por temporada.

 

¿Dónde iría a parar Miguel? Desde que comenzó la temporada existe el fuerte rumor de que los Astros lo quieren, pero aparte del sueldo, hay un gran detalle, su clausula para vetar cambios. Simple, si no le gusta la transacción puede decir que no. Todo, al final, dependerá de su decisión.

 

¿Lo imaginan junto a José Altuve en Houston? Ahí les dejo esa…

 

Comments

comments