Ronald Acuña JR y Johan Camargo, piezas clave en los Bravos de Atlanta. Foto: Cortesía.

Probablemente lo primero que a usted le venga a la mente cuando escuche esta temporada sobre los Bravos de Atlanta, es un tal Ronald Acuña JR, el segundo mejor prospecto de todas las Grandes Ligas, solo por detrás de Shohei Ohtani.

El venezolano, que comenzó el año en Ligas Menores básicamente por detalles de derechos de la organización sobre su contrato, ya está demostrando en la gran carpa porque se ganó ese estatus de súper prospecto.

Ver jugar a Acuña, bien sea en el cajón de bateo o en el jardín izquierdo, es un  verdadero lujo. El domingo 1 de mayo, durante la transmisión del juego entre Bravos y Mets en Nueva York, el comentarista de la cadena SNY, no se midió a la hora de alabar al pelotero de apenas 20 años.

Acuña acaba de embasarse con un infield hit por tercera base prácticamente “volando” desde home a primera y luego llegó hasta la antesala con hit de Freddie Freeman.

“Simplemente es asombroso. Vuela sobre las bases, lo que demuestra que además de ofensiva y defensa, ofrece otros valores más”, se escuchó en la transmisión. Se los digo, el muchacho de La Sabana, es una súper estrella en ascenso y no parece tener techo.

Gran inicio

Acuña recién está aportando a este equipo, que cuando cerró esta edición, con 17 ganados y 11 perdidos, se encontraba a solo medio juego del primer lugar de la División Este de la Liga Nacional dominada por los Mets.

Atlanta, aquella organización exitosa de los noventa, no sabe lo que es jugar en postemporada desde 2013, cuando precisamente ganaron la división. En 2015, con marca de 67-95 sellaron su peor balance desde 1990.

Es una organización que está comenzando a recoger los frutos de una reestructuración y la está pasando bien. Da gusto ver jugar a los pupilos de Brian Snitker.

Ese núcleo principal está formado por el Guante de Oro Ender Inciarte, compatriota de Acuña, Nick Markakis, Freddie Freeman, la sensación curazoleña Ozzie Albies, el colombiano Julio Teherán y el aporte del panameño Johan Camargo, quien al comienzo de la temporada estaba llamado a ser el tercera base titular, pero una lesión lo afectó.

Camargo ha sabido aprovechar su tiempo de juego y cuando dejé de escribir estas líneas ya sumaba siete carreras remolcadas con jonrón y promedio de .294 en 17 juegos.

El de Ciudad de Panamá, ahora como utility, tiene la entera confianza del cuerpo técnico, según ha declarado el propio Snitker.

Cuando tengan la oportunidad de ver jugar a estos sorprendentes Bravos, háganse el favor…

Comments

comments