Croqueta de arroz con pollo en salsa rústica de pimentón asado. Foto: Corina Briceño

Jóvenes que no alcanzan los 30 años de edad, con ganas de aprender y darlo todo en la cocina. Saben que la carrera exige sacrificio y mucho esfuerzo, pero asumen el reto con tal de crecer y abrirse un espacio en el mercado local.  Victoria González es un ejemplo. Fue una de las elegidas para participar en “Nuevos Talentos”, la iniciativa del chef Francisco Castro del restaurante Mercao, que apoya a los cocineros emergentes.

Castro es uno de los chefs más renombrados de la gastronomía panameña y decidió darle una mano a los que recién comienzan su camino. Con la ayuda de sus colegas escogió a 12 jóvenes y los invitó a preparar la cena en su restaurante. Victoria fue la primera. Tiene 27 años de edad y estudió en la escuela de gastronomía Gato Dumas, en Barranquilla. Hace cuatro años regresó a Panamá dispuesta a conocer más sus raíces culinarias. De madre colombiana y padre panameño, se inspiró en un menú que resaltó los ingredientes locales y ofreció una versión de distintos platos típicos de Panamá.

En el segundo piso de Mercao hay un espacio íntimo que Castro utiliza para eventos privados. Junto a una cocina amplia y moderna hay un comedor para un número reducido de personas. Allí, a pesar de los nervios y el estrés, Victoria sirvió la cena a 14 comensales sin ninguna ayuda. Diseñó su menú con la asesoría del chef Felipe Milanés, quien la contrató para ser jefe de cocina en Inédito.

Tambor de plátano maduro acompañado de puré de guineo verde y arena de bacon, con queso parmesano y salsa de remolacha. Foto: Corina Briceño

Tuve la oportunidad de probar los platos de Victoria y su futuro luce prometedor. Para comenzar sirvió tres entradas, la primera: un caldo de pescado con tubérculos en leche de coco, una sopa muy tradicional de la región de Guna Yala. La segunda: una croqueta de arroz con pollo en salsa rústica de pimentón asado, y la tercera: un tambor de plátano maduro acompañado de puré de guineo verde y arena de bacon, con queso parmesano y salsa de remolacha, sin duda uno de mis favoritos. De principal preparó un mero en salsa de maracuyá, con ají chombo, un falso rissoto de yuca y puré de pixvae. Cerró la noche con dos postres: un volcán de chocolate relleno de dulce de leche y un helado de mango con vainilla, tierra de pepita de marañón y tuile (galleta delgada y crujiente) de vainilla. Una cena cargada de sabor y talento.

“Quiero llevar la gastronomía panameña más allá de sus fronteras, convertirme en una embajadora”, afirmó Victoria. Su sueño es tener su propio restaurante. Gracias a “Nuevos Talentos” demostró que su pasión es la cocina.

Visita www.Laguiadelfoodie.com. En Twitter y Facebook: La Guía del Foodie. Instagram: @GuiaDelFoodie.

Comments

comments