Henríquez fue pieza fundamental de “Bolillo” Gómez. Jugó en las últimas cuatro jornadas del hexagonal de la Concacaf rumbo al Mundial de Rusia 2018. Foto: EFE.

Lamentable, pero muy cierto. El vil asesinato de Amílcar Henríquez el sábado 15 de abril en su natal Colón nos hizo recordar otros episodios trágicos que ha atravesado el fútbol panameño. Al momento de terminar la columna, la Policía Nacional de Panamá, a través de un comunicado oficial, había anunciado la captura de siete sospechosos que presuntamente habían cometido el crimen en contra de Amílcar. Espero se haga justicia y que los autores queden tras las rejas.

¿Henríquez estaba en malos pasos? ¿Fue un ajuste de cuentas? Sinceramente no lo sé, y no me preocupé en lo absoluto por averiguarlo, porque independientemente de lo que haya hecho o no en su vida, nadie merece morir de esa manera. Solo Dios decide cómo y cuándo. Sus verdugos, porque según informaciones oficiales fueron varios, merecen el máximo castigo.

La noticia del asesinato de “Mickey”, como también era conocido el mediocampista colonense, corrió como pólvora por las redes sociales y personalidades del mundo deportivo, artístico y político, se pronunciaron en contra de este crimen que enluta al pueblo panameño una vez más.

“Condenamos enérgicamente el asesinato de Amílcar Henríquez. Se movilizarán a Colón todas las Fuerzas de Seguridad hasta dar con responsables”, escribió en su cuenta de Twitter (@JC_Varela) Juan Carlos Varela, presidente de Panamá.

Antecedentes rojos

El 7 de mayo de 2011 el delantero del Chorrillo FC, Javier De La Rosa, fue asesinado justo después de un partido que ganó su equipo 4-0 al Tauro FC. En el encuentro, enmarcado en la semifinal del fútbol panameño, De La Rosa había marcado un gol.

Cuando se disponía a abandonar el estadio Javier Cruz del Colegio de Artes y Oficios junto a sus familiares, fue sorprendido por un desconocido que le disparó hasta dejarlo tendido en el piso. Murió a los pocos minutos.

Ese mismo año, pero en diciembre, fue asesinado el juvenil Eric Luna, quien en ese momento apenas contaba con 18 años de edad. Luna era portero reserva del Plaza Amador.

En julio, un menor de edad asesinó a Abdul Chiari, quien formaba parte del cuerpo técnico del Árabe Unido de Colón. El suceso ocurrió cerca del estadio Armando Dely Valdez.

Y aunque fue en circunstancias completamente distintas, es imposible no recordar la muerte de quien es considerado el mejor futbolista en la historia de Panamá: Rommel Fernández, quien falleció en un aparatoso accidente de tránsito el 6 de mayo de 1993 en Albacete, España, donde jugaba el talentoso delantero de 27 años al momento del suceso.

Comments

comments