Foto: Corina Briceño

Nosotros los venezolanos siempre hemos sido muy autocríticos. De hecho, siempre ha existido un cuento que decía que Dios le había dado todo a Venezuela, pero que después “le había puesto a los venezolanos”. Me imagino que todos conocen ese dicho.

Sin embargo, ya he perdido la cuenta de las veces que me digo a mí misma: Mi-misma… qué orgullo me da ser venezolana.

El domingo pasado fue una de esas veces. El mundo entero tuvo que ser testigo de que los venezolanos tenemos fuerza y talante. En la ciudad de Miami -donde vivo- las diferentes policías se prepararon para el evento del 16 de Julio. Con mega recontra super orgullo, debo decir que en ningún sitio del condado, la policía tuvo quejas de ninguno de nosotros, salvo el consabido tráfico ocasionado por la multitud.

No hubo incidentes, no hubo quejas, no hubo discusiones, y sí hubo miles y miles de personas bajo un sol inclemente y un calor sofocante en todos los centros soberanos. Y esto no solo ocurrió en Miami; sino en sitios tan lejanos como Arabia o África, donde hubo compatriotas que salieron a votar sin queja alguna de parte de los lugareños.

¿Qué significa eso?
1.- Que los venezolanos no necesitamos militares que nos estén custodiando para votar. (Y honestamente no los necesitamos para nada, si tomamos en cuenta la conducta de estos seres)

2.- Que no necesitamos al CNE ni a la sapo-aplastao de Tibisay…

3.-¡Y tampoco necesitamos Ley Seca! De hecho, después de las largas colas, lo que provocaba era una fríaaaa…

Peeerooo… (Siempre hay un pero) del otro lado está la república bolibanana de Nicolás y su combo. ¿Cómo explicarle a un extranjero que el venezolano es pacífico y educado cuando lo que se ve dentro del país es a unos adefesios que gobiernan?

¿Ustedes han visto a los candidatos a la supuesta asamblea constituyente…? ¿Esa misma a la que casi 8 millones de venezolanos, le dijimos que no? Eso lo que da es pena. ¡Qué burla tan arrecha! Y me perdonan el francés.

Por otro lado, Nicolás se disfraza de militar y se ufana en decir que “se parece a Sadam Hussein” Por supuesto en Twitter, la joda no se hizo esperar y todos le ponían “Amén”.

La otra loca Delcy Rodríguez, grita a todo gañote que “aunque los venezolanos se mueran de hambre” la Constituyente, va. Por supuesto, esto no es con ella… es con otra gente. Esos que ya no tienen ni basura que comer.

Y si es por los militares, ya ni siquiera podemos reír, de las bravuconadas que dice su comandante en jefe. Todos saldrán a “defender la patria” ante un posible ataque del imperio. Tenemos -y esto lo acabo de escuchar de boca del Ministro de Defensa- hasta un comandante “aero-espacial”. Es en serio. Tenemos más generales que pollos para comer, pero sale un carrizo y se roba un helicóptero, se pasea por toda la capital y todavía nadie sabe dónde se esconde. ES más: NO se esconde. Se pasea por la plaza Altamira y nadie lo cacha.

¿Y las campañas para la constituyente? OOOO EO EO OOOO EO EO… (ojo… ¿Eso no es algo así como aquel Uh Ah?) Entre el ooo eo eo y el Uh ah… Seguimos en la misma… Pero nadie podrá decir que los venezolanos no queremos salir de estos bananeros… Des-pa-ci-to ¿Despacito? ¡No! ¡DE una!

Cariños y hasta la próxima…

Comments

comments