Foto: Cortesía.

Inició la temporada en la que la gripe o influenza aumenta su índice de frecuencia y los médicos aconsejan que es el momento de protegerse con una vacuna. “Cada año al menos 40 millones de personas en Estados Unidos desarrollan la gripe. Unas 19 millones de personas tendrán que ir al médico y muchos millones de personas faltarán al trabajo como igualmente muchos estudiantes faltarán a clases”, comentó el doctor Samuel Stanley Jr., especialista en enfermedades infecciosas y presidente de la Universidad de Stony Brook en Stony Brook, Nueva York.

“Las vacunas son una de las mejores formas de añadir protección contra muchas enfermedades, incluyendo la influenza e incluso si contrae la gripe y se ha vacunado, podría hacer que la enfermedad en sí sea más leve y se tolere mejor”, afirmó la doctora Susan Donelan, directora médica de epidemiología de la atención de la salud del Hospital de la Universidad de Stony Brook.

Vacunarse también ayuda a proteger a las personas que no se pueden vacunar. “Todos los padres deben vacunarse para ayudar a proteger a sus hijos, la vacuna es segura y efectiva”, comentó el doctor Saul Hymes, especialista en enfermedades infecciosas pediátricas del Hospital Pediátrico de Stony Brook.

La temporada de gripe comienza en otoño y puede continuar hasta finales de mayo. La protección dura toda la temporada de gripe, según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. Es una infección respiratoria causada por varios virus. La mayoría de las personas afectadas mejoran por sí solas, pero puede ser grave y en algunos casos ser motivo de complicaciones y en ocasiones producir un desenlace fatal. Recuerde recibir la vacuna cada año es la mejor manera de reducir la posibilidad de contraer la infección y contagiar a otras personas.

La vacuna genera anticuerpos dos semanas después de su aplicación. Existen diferentes tipos de vacunas, incluyendo unas específicas para mayores de 65 años. Pregunte a su proveedor de atención médica cuál es el adecuado para usted.

Todas las personas de seis meses de edad o mayores deberían vacunarse cada temporada. Las personas con alergia al huevo deben consultar con su médico antes de recibirla y se excluyen de su aplicación las personas que han tenido reacciones a las vacunas anteriormente, las que presentan el síndrome de Guillain-Barré o tienen fiebre.

Es fácil propagar los gérmenes cuando se tose o estornuda porque se lanza al aire gotas diminutas cargadas de gérmenes que provocan los resfriados, la gripe y otras enfermedades graves, como la tos ferina y el síndrome respiratorio agudo severo (SRAS). Por eso usted debe protegerse y tomar medidas para evitar infectar a los demás.

Los síntomas de la gripe aparecen súbitamente y son peores que los del resfrío. Pueden incluir: dolores en el cuerpo y los músculos, escalofríos, tos, fiebre, dolor de cabeza, dolor de garganta.

Los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) de EE. UU. recomiendan evitar el contacto con personas que estén enfermas y si está enfermo, quedarse en casa; al toser o estornudar, usar un pañuelo de papel para cubrirse la boca y la nariz, lavarse las manos frecuentemente, usar jabón y agua tibia durante al menos 20 segundos y si no, usar un desinfectante de manos como el alcohol. Las toallitas desechables para las manos o el gel desinfectante también surten buen efecto. Evite tocarse los ojos, nariz o boca. Tratar de limpiar y desinfectar las superficies de uso frecuente en casa, el trabajo o la escuela, sobre todo cuando alguien esté enfermo. Guardar reposo. Beber muchos líquidos para mantenerse bien hidratado y proporcionarse una dieta saludable y bien equilibrada.

Comments

comments